miércoles 18.09.2019

El patrullero “Chilreu” partirá de A Graña para no retornar a su base

El buque, dado de baja en 2012, será descontaminado y reciclado por la firma DDR Vessels en Asturias

Chilrreu en la Esengra
Chilrreu en la Esengra

La compañía asturiana DDR Vessels se encargará de las labores de descontaminado y reciclado del que fuera patrullero de la Armada, el buque arrastrero “Chilreu”, una vez que el Ministerio de Defensa puso fin al proceso de subasta pública, iniciado ya el año pasado, cuando, como se recordará, quedó desierta la primera subasta, en la que se había puesto un precio de salida de 83.635 euros. En esta ocasión, la firma DDR Vessels en su planta de El Musel, en Asturias, se encargará de desmantelar el único buque sin uso que permanecía en las instalaciones navales de A Graña desde que fuera dado de baja en 2012.

La referida compañía es el único centro en España autorizado por la Unión Europea para el desmantelamiento de embarcaciones de más de 500 GT. La firma asturiana presentó la mejor oferta de cuantas se presentaron al proceso de adjudicación en subasta pública, de 63.875 euros.


El “Chilreu” partirá remolcado de aguas ferrolanas hasta la planta de descontaminación DDR Vessels a finales del mes de julio y estará atracado en las instalaciones gijonenses hasta que se inicien las labores de desmantelamiento y reciclaje en el mismo. Los responsables de la firma estiman que se puedan “recuperar unos 967.000 kilos de hierro y acero, 10.000 kilos de cobre y bronce y 5.000 de aluminio”, unas cifras, indican, que confirman “la contribución de la actividad de DDR Vessels a la economía circular”. Y es que el reciclaje del “Chilreu” permitirá reintegrar a la cadena productiva los materiales recuperados, además de ayudar a la importante conservación del medio marino, como explicó el CEO de la empresa, Jesús Picatto.

Clase
Este tipo de patrulleros oceánicos de la clase Chilreu, integrada por 4 unidades, se dedican a labores de vigilancia, inspección y apoyo a la flota pesquera y en defensa de sus intereses. Se construyó en Gijón en 1988 como arrastrero y en 1992 lo adquirió el gobierno rebautizándolo como “Chilreu”.
El buque de capacidad oceánica tiene una eslora de 67,8 metros y 15.000 millas de autonomía.

Comentarios