domingo 15.12.2019

Patrimonio pone en marcha obras en las zonas más dañadas del castillo

Una vez acabados los trabajos de urgencia que se han llevado a cabo en el castillo de San Felipe, la concejalía de Patrimonio, que dirige Rosa Méndez, pretende que este año la fortificación mejore notablemente su aspecto .

Castelo de San Felipe
Castelo de San Felipe

Una vez acabados los trabajos de urgencia que se han llevado a cabo en el castillo de San Felipe, la concejalía de Patrimonio, que dirige Rosa Méndez, pretende que este año la fortificación mejore notablemente su aspecto y, sobre todo, su conservación, ya que las filtraciones de agua dañan continuamente diferentes instalaciones por el mal estado de cubiertas o muros.
Con este objetivo, Méndez presentó ayer un proyecto de mejora integral del castillo que, una vez concluido, permita acoger actos y eventos que se organicen desde el Concello. Las obras se prevé que estén finalizadas totalmente, en sus distintas fases, antes de que concluya el año y algunas de ellas comenzarán de forma inminente, ya que algunos de los trabajos ya están adjudicados.
La intervención implica que durante el verano, cuando mayor número de visitantes se acercan a la fortaleza, el castillo esté en obras aunque, como explicó la responsable de esta área, no se cerrará al público, aunque se vea limitado el acceso a algunas zonas concretas.
Los primeros trabajos en ejecutarse serán los de reposición de las barandillas de hierro en algunos espacios de mayor peligro. La instalación está a punto de comenzar y ha sido contratada por vía de urgencia, con un coste de 3.931 euros.
Con respecto al tratamiento de los muros con vegetación –que van más allá de la limpieza habitual– se está a la espera de una memoria valorada, ya que los trabajos deben ser ejecutados por una empresa especializada, debido a las dificultades que entraña la actuación.
La Casa del Gobernador del castillo, una de las edificaciones más emblemáticas del conjunto artístico, recibirá una inversión económica de unos 170.000, para una obra, de la que está adjudicada la redacción del proyecto –6.000 euros– y con la que se pretenden instalar nuevas cubiertas y tratar los muros para frenar el deterioro. Además se pondrá un piso en la zona más alta y se colocarán carpinterías nuevas.
La Casa de Cureñas–cerrada al público– también será objeto de una actuación, presupuestada en 122.000 euros y con un proyecto estimado de 5.445 euros. Esta edificación, situada a la entrada del castillo, ya fue objeto de mejoras de urgencia en la cubierta pero ahora se le sumará el cambio de carpintería y el acondicionamiento del pavimento, con la colocación de madera. 
La concejala Rosa Méndez señaló que este edificio “convertirase nun espazo para todo tipo de actividades teatrales, musicales ou literarias ou para asociación ou entidades”. Otro espacio que se acondicionará en breve y solo está pendiente de la adjudicación de la obra –unos 10.000 euros– es el local de los vigilantes. En este caso, se instalará un falso techo, nueva carpintería y sistemas de electricidad, entre otras mejoras.

1,5% cultural
Además de estas intervenciones que se llevarán a cabo este año, la idea de Rosa Méndez es solicitar las ayudas del 1,5% cultural   correspondiente al Ministerio de Fomento –destinado a la conservación del patrimonio– el próximo ejercicio, con el fin de poder acometer otras actuaciones que no son vistosas pero que garantizan el buen estado de la que fue fortificación militar.
 En este sentido, se pretende actuar en la canalización completa de las aguas en el castillo, ya que de esto se derivan las continuas filtraciones que se producen y que dañan los muros. Si se consigue la ayuda del Estado se podrá actuar de forma íntegra en la reforma de elementos básicos para la conservación.

Comentarios