jueves 16.07.2020

La nueva lavandería del área asumirá 4.500 kilos diarios de ropa

Empezará a funcionar el miércoles en el Naval y duplica las instalaciones anteriores
El servicio se ubicará de forma definitiva en la planta baja del Hospital Naval y empezará a funcionar esta semana
El servicio se ubicará de forma definitiva en la planta baja del Hospital Naval y empezará a funcionar esta semana

La nueva lavandería del área sanitaria de Ferrol comenzará a funcionar el miércoles en el Hospital Naval, en un espacio que duplica el actual y con mejoras técnicas que facilitan el trabajo y que permiten asumir un mayor volumen de ropa. Podrán gestionarse unos 4.500 kilos diarios gracias a la introducción de un sistema de túnel de lavado y de nuevas máquinas que ayudan a la automatización del proceso. El paso de una superficie de 665 metros cuadrados a una de 1.331 facilita además las condiciones en las que se realiza el lavado y acondicionamiento de sábanas, toallas, batas y, en general, uniformes y ropa de pacientes. 

La lavandería ha empezado ya su traslado desde el Marcide y completará el movimiento a principios de semana con el desplazamiento del mobiliario rodante hasta esta ubicación en el Naval, que será la definitiva. Esta acción forma parte de la fase preliminar de las obras de ampliación del hospital, la llamada Fase 0. Con la reubicación se deja libre una zona necesaria para los trabajos que se desarrollarán en los próximos tres años. 

El acondicionamiento del sótano del Naval como lavandería ha supuesto una inversión de 2.784.334 euros, incluyendo la instalación y la puesta en marcha de un equipo que es nuevo en su práctica totalidad. 

La principal novedad tecnológica tiene que ver con la introducción del túnel de lavado y de secado, y, por consiguiente, con el logro de un servicio más automatizado e industrial. Las siete lavadoras con las que contaba la lavandería actual pasan a ser tres más el túnel, que tiene una capacida de procesado de entre 600 a 700 kilos a la hora, en función del programa y de la ropa que se esté tratando. De ahí pasa a la prensa en la que se elimina una importante cantidad de agua y, después, al secado –otro de los elementos nuevos–, en el que se hace un primer desliado de la ropa y, en la cinta de clasificación, se separan las diferentes prendas. Antes había ocho secadoras y ahora son tres y el túnel. Además, se introducen dos nuevas máquinas de encarte (para planchar y doblar la ropa), una de toallas y otra para uniformes de personal y pacientes. Este proceso era manual y ahora está automatizado.

Respecto al planchado de sábanas, colchas y almohadas, se contará con dos máquinas, una de ellas con dos rodetes en lugar de uno e introductores automáticos y no manuales, lo que duplica la velocidad de procesado. En el área de costura se conservan tres máquinas de coser y se incorporan otras dos y una remalladora.

Ahorro energético 
Las nuevas máquinas implican además un ahorro energético global superior al 60% respecto de las instalaciones actuales, explican desde la Xerencia Integrada de Ferrol. El túnel de lavado es de alta eficiencia y de bajo impacto ambiental, con un uso reducido de aguas y jabones. Las máquinas de planchado usan aceites térmicos en lugar de vapor y electricidad. 

El servicio de lavandería distribuye la ropa y lencería de toda el área sanitaria, incluyendo los hospitales, puntos de atención continuada y centros de salud. En ella trabajan 38 personas.

Comentarios