sábado 8/8/20

Los mariscadores de Barallobre acuerdan solicitar el cese de actividad

La proliferación del parásito Parkinsus olseni estaría, según el Intecmar, detrás de la alta mortalidad de almeja babosa
Un momento de la asamblea de ayer en la lonja del pósito fenés | D. A.
Un momento de la asamblea de ayer en la lonja del pósito fenés | D. A.

Las cofradías de la ría de Ferrol se están reuniendo estos días con sus socios para valorar la situación del sector marisquero tras conocerse un informe del Intecmar en el que se apunta a la proliferación de un parásito, el Parkinsus olseni, como causante de la alta mortalidad de almeja babosa en los últimos meses.

Los patrones mayores de los pósitos están trasladando estos días la información del encuentro del pasado jueves con la conselleira do Mar, Rosa Quintana. En él, Quintana aseguró que el estudio justificaría que los mariscadores de Ferrol, Barallobre y Mugardos pudiesen pedir el cese de actividad, que habrá de aceptar el Instituto Social de la Marina –ISM–, dependiente de la Administración General del Estado.

Mientras en Ferrol la decisión vendrá avalada por lo que los socios decidan en una urna, en Barallobre ya se tiene una respuesta. En una asamblea celebrada ayer, los mariscadores del pósito fenés se manifestaron mayoritariamente a favor de solicitar el cese, aunque son conscientes, explica el patrón mayor, Jorge López, de que va a haber socios que no puedan acogerse.

López mantuvo ayer una conversación telefónica con el ISM en la que se pudieron aclarar algunas cuestiones técnicas Una de las mayores preocupaciones del sector es saber si esta medida beneficiará a todos los socios. En ese sentido, López señaló que, en un principio, podrían acogerse los barcos de la tercera lista que tengan como actividad principal el marisqueo, aunque no sea de manera exclusiva.

Distinta sería la situación para aquellos tripulantes de este tipo de embarcaciones que no hayan cotizado un mínimo de doce meses. “Non terían dereito a acollerse ao cese de actividade”, apuntó el patrón mayor de Barallobre, “polo que quedarían fóra”.

Esta parada tendrá además repercusión en la economía de las cofradías, que ingresan una parte de lo que obtienen sus socios por las ventas de marisco. Sin actividad no entrará dinero en la caja del pósito, al menos por la comercialización de babosa, una de las especies más importantes en la actividad del sector. No obstante, López señaló que “existe o compromiso da Xunta de chegar a un acordo para que as confrarías sigan sendo viables durante o tempo que dure o cese”.

La intención es que la decisión que se tome sobre la solicitud de cese sea consensuada entre los tres pósitos de la ría. l

Comentarios