martes 20/10/20

Losada trasladará a Industria y Transición Ecológica la situación de Siemens Gamesa

El delegado del Gobierno recibió al comité, que teme una deslocalización de la planta de As Somozas
Javier Losada, al fondo, considera también que la Xunta tiene que ser parte de la solución | CEDIDA

El comité de empresa de Siemens Gamesa sigue llamando a todas las puertas con el objetivo de sumar apoyos para garantizar la continuidad de la fábrica ubicada en As Somozas y que a día de hoy emplea a 300 personas.

Ayer, los representantes de la parte social fueron recibidos por el delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, que se comprometió a trasladar la preocupación de la plantilla a los ministerios de Industria y Transición Ecológica para “estudiar opciones” y soluciones. A estas, señaló Losada, debe contribuir también la Xunta, pues, recordó, “es la administración que tiene las competencias en materia de política industrial”.

Los apoyos llegaron también del Concello de Pontedeume, que aprobó la declaración institucional que ya se llevó a diferentes plenos de la comarca la semana pasada, y de la Agrupación Socialista de As Somozas, cuyo portavoz, Óscar Meizoso, compartió el desasosiego de la plantilla sobre un posible traslado de la actividad y la “actitude da empresa”, añadió, “que recentemente adquiriu unha empresa en Portugal”.

El comité de empresa continuará estos días su actividad alertando de las consecuencias que tendría para la comarca esta posibilidad, aunque no será hasta el día 6 cuando tenga lugar la reunión con uno de los responsables de la multinacional.

“Levamos desde o ano pasado”, explicó Sergio López, presidente del comité de empresa, “tratando de crear unha mesa de traballo, pero vemos que Siemens non ten moito interese”. El representante de la plantilla, que llegó a emplear directamente a 700 personas, cree que en estos momentos ese desinterés se centra en España. “Somos a única fábrica que teñen aquí; o resto dos investimentos fixéronse en Portugal”. Se refiere López a la compra de una fábrica en Vagos –en Aveiro– con capacidad para mil trabajadores, acceso directo al puerto y condiciones para fabricar el último modelo de pala, la 170, más grande.

“Aquí levamos co mesmo modelo de pá –la 114– sete anos porque as instalacións están a quedar obsoletas”, lamenta el presidente del comité, que contrapone esa falta de inversión con la “profesionalidade dos traballadores, demostrada en medio mundo ao longo dos últimos anos”. l

Comentarios