Los jabalíes siguen en la zona urbana desde hace casi un año

El barrio de Canido y la zona de A Malata se han convertido en espacios de esparcimiento para las piaras | aec

Hace un año comenzaron las primeras muestras de presencia de jabalíes en la zona urbana. El barrio de Canido empezó a alertar del levantamiento de tierra en huertas y de las primeras consecuencias de la presencia de estos animales fuera de su hábitat natural. También pronto hará un año de la publicación de Emergencia Cinegética por estos animales en Galicia, pero los jabalíes siguen en la ciudad y no se han plasmado las medidas anunciadas por las administraciones.


Desde la Asociación Veciñal de Canido se están recogiendo firmas para señalar que los vecinos no se olvidan del problema, que continúa siendo acuciante y que ha cambiado, incluso, los hábitos de vida de muchos vecinos por miedo a toparse con estos animales. Las más de 400 firmas que ya han recogido continuarán en aumento y se entregarán al Concello para hacer llegar su preocupación.


Desde la administración local se indica que todavía se está desarrollando el estudio para saber por dónde se mueven estos animales con el fin de concluir el informe –fue encargado en el mes de marzo–, en el que se situarán los lugares de captura y la época en que es mejor hacerlo, según determinen los biólogos o veterinarios de la empresa.


El Concello mostró así el pasado mes de marzo la intención de actuar ante la proliferación de jabalíes en la zona urbana y el peligro que podían suponer en materia de seguridad, anunciando que se instalarían jaulas para controlar las piaras asentadas en territorio urbano. El contrato supuso una inversión de 18.000 euros y la contratación de una empresa especializada que se encargaría del suministro del material y personal necesario, y de gestionar el servicio, incluidos los cadáveres.


Por su parte, la Xunta, organismo del que depende precisamente la fauna salvaje, asegura que ya tiene listo el protocolo que servirá de documento marco para fijar la colaboración entre el gobierno autonómico y los concellos urbanos o localizados en zonas periurbanas en los que la presencia del jabalí es problemática.


Próximamente, anuncia la Xunta, se estará en disposición de firmar los primeros convenios con los municipios que deseen adherirse a esta iniciativa por la que el organismo autonómico se encargará de la colocación de las jaulas, el cebado para atraer a los animales y la vigilancia de las mismas. Los concellos, por su parte, propondrán las zonas en las que localizar las jaulas trampa y se encargarán de la gestión de los animales atrapados.


Desde la delegación territorial de la Xunta se indica, a este respecto, que “se Ferrol quere adherirse poderá facelo por ser un dos municipios urbanos nos que este problema ten unha maior incidencia”.

Los jabalíes siguen en la zona urbana desde hace casi un año

Te puede interesar