domingo 25.08.2019

Las instalaciones de Reganosa reciben al gasero número 13 del año

Las previsiones de la compañía mugardesa para el presente 2019 son de, al menos, 23 de estos buques

El “LNH Port Harcourt II”, poco después de su llegada a las instalaciones de Reganosa | daniel alexandre
El “LNH Port Harcourt II”, poco después de su llegada a las instalaciones de Reganosa | daniel alexandre

Las instalaciones de Reganosa de la ría de Ferrol recibieron durante la tarde de ayer al buque “LNG Port Harcourt II”, una gigantesca nave de transporte de Gas Natural Licuado (GNL), que marca la decimotercera remesa de combustible del año. Según señaló la compañía, las previsiones para el presente 2019 son de, al menos, 23 barcos, aunque es posible que esta cifra aumente hasta los 25.


El “Port Harcourt II” llegó a las instalaciones mugardesas pasadas las 17.43 horas procedente del puerto de Bonny, en Nigeria. Se trata de un buque de bandera de Bermuda con unas dimensiones de 48 metros de manga y 292 de eslora. Este sería el tercer barco de estas características en descargar su cargamento de GNL en Reganosa desde inicios de julio, siendo precedido por el “Coral Flavia”, de menores dimensiones y bandera de los Países Bajos, de donde, además, procedía.
De acuerdo con las estimaciones de la compañía regasificadora, los niveles de combustible alcanzados a día de hoy se situarían en torno a las 850.000 toneladas, un resultado muy similar al registrado el año anterior –que, a su vez, supuso un incremento del 13% respecto al ejercicio de 2017–.


Por último, según el portal de seguimiento de buques en tiempo real “Vesselfinder”, el próximo día 26 se espera la llegada del navío “Clean Planet”, que llegará en torno a la medianoche procedente del puerto de Rotterdam. En este caso, la nave, con bandera de las islas Marshall, será ligeramente más pequeña que el “Port Harcourt II”, con 46 metros de manga y 289 de eslora.

Aumento del mercado
Con el incremento del precio de las emisiones de CO2 en el mercado europeo durante los dos últimos años, que afectó directamente a la producción de la planta eléctrica de As Pontes, el negocio del GNL ha visto sus previsiones multiplicarse exponencialmente.

Compañías como la propia Endesa han redoblado su apuesta por el GNL como alternativa al carbón o a los derivados del crudo. El establecimiento de zonas de navegación limpia, a su vez, supuso la explosión de la demanda de motores híbridos para buques, capaces de cambiar del diesel al GNL en plena navegación según las aguas por las que circule.
En la actualidad, la eléctrica española de capital italiano ya cuenta en su haber con un buque de grandes dimensiones construido por la noruega Knutsen en los astilleros de Hyundai Heavy Industries, el “Adriano Knutsen”. A esta nave, fletada para transportar cerca de 2 millones de toneladas de GNL desde las instalaciones de Corpus Christi, en Texas, se le sumará en breve su gemela, la “Traiano Knutsen” –ambas nombradas en honor a los emperadores de la roma hispánica Adriano y Trajano–.

Comentarios