sábado 16/1/21

Un grupo de manifestantes boicotea la visita de la conselleira de Sanidade

Trabajadores del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF) impidieron ayer a la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, acceder al salón de actos del edificio, en el que estaba previsto celebrar una reunión de trabajo, a la que se había convocado a la junta de personal. 

Rocío Mosquera, en el centro, increpada por personal que la recibió a su llegada al centro hospitalario        j.meis
Rocío Mosquera, en el centro, increpada por personal que la recibió a su llegada al centro hospitalario j.meis

Trabajadores del Complejo Hospitalario Universitario de Ferrol (CHUF) impidieron ayer a la conselleira de Sanidade, Rocío Mosquera, acceder al salón de actos del edificio, en el que estaba previsto celebrar una reunión de trabajo, a la que se había convocado a la junta de personal.  Los participantes en la protesta, convocada por las centrales CCOO y CIG-Saúde para denunciar las políticas privatizadoras de la  administración autonómica, bloquearon el acceso de la conselleira al salón de actos, que anunció que se tomarán las medidas legales oportunas por las molestias ocasionadas a los pacientes con este incidente y por el excesivo ruido ocasionado en un centro hospitalario.
La visita de la responsable de la Xunta tenía como objetivo mantener un encuentro privado por una parte con mandos intermedios del área sanitaria y, por otra, con  la junta de personal.
CCOO y CIG señalaron que no acudirían al encuentro porque se trataba “dun paripé, xa que as nosas reivindicacións xa as coñece a conselleira, e son referidas á contratación de empresas para o servicio de esterilización, electromedicina, non cubrir ausencias de personal, negar dereitos laborais, desviar servicios públicos ós centros concertados, amortizar postos de trabajo ou eliminar o plan de mellora de atención primaria, entre outras cuestións”. Después de varias peticiones de reuniones, explican desde la Federación de Sanidad de CCOO, no es de recibo que ahora se convoque una reunión, “por eso decidimos non asistir”. De este modo, se impidió el acceso a la conselleira al salón de actos donde se iba a celebrar el primero de los encuentros.
La Consellería requirió la presencia de la Policía Autonómica, que se personó en el Arquitecto Marcide, a donde también acudió la Policía Nacional que, en torno a las tres de la tarde todavía estaba identificando a los participantes en la protesta. Finalmente dos personas fueron trasladadas a Comisaría a efectos de identificarse, al negarse a hacerlo en el centro hospitalario. La conselleira criticó que se perjudicase a los usuarios de la residencia y se impidiese la reunión con los trabajadores, cuando solo un grupo intentaba evitarlo.
Mosquera, que estuvo en todo momento acompañada por el gerente del área, Ángel Facio, pudo encontrarse con los mandos intermedios con los que tenía previsto su segunda reunión, aunque el del personal quedó suspendido ante la “encerrona” de los manifestantes. La responsable de la Xunta  abandonó el CHUF, escoltada por la policía autonómica.
La coalición de sindicatos médicos CESM-O’Mega lamentó los incidentes y explicó que aunque considera que las protestas son legítimas, “la coacción o la violencia no son tolerables en ningún ámbito”. Estas formaciones lamentan las molestias ocasionadas a los pacientes, al tratarse de un recinto hospitalario.
Asimismo, han manifestado su desacuerdo con la gestión del conflicto, que ha impedido la reunión prevista con los miembros e la Junta de Personal, pero no la reunión posterior con los jefes de servicio y supervisores, que al parecer se consideraba “más importante” desde la Consellería.
También desde UGT se lamentó la situación que impidió la reunión con la junta de personal, a la que este sindicato sí tenía previsto acudir, “ante las múltiples carencias que sufre el área” . UGT denuncia, sin embargo, la presencia policial en el hospital y que se haya llegado a celebrar la reunión con los mandos intermedios y no con los trabajadores.
Desde FSP-UGT del área sanitaria de ferrol se exigen responsabilidades por la presencia y actuación de la policía en el interior del CHUF, rechazando el recurso de la fuerza cuando lo más fácil, consideran, hubiese sido suspender el acto. n

Comentarios