viernes 25/9/20

Ferrolterra registró en 2019 más del doble de muertes que de nacimientos

El IGE cuenta 1.468 personas menos, cifra algo mejor que en 2018, sobre todo por el descenso en los fallecimientos
El saldo vegetativo es negativo en todos los municipios de Ferrolterra, aunque puede compensarse con las migraciones | j.m.
El saldo vegetativo es negativo en todos los municipios de Ferrolterra, aunque puede compensarse con las migraciones | j.m.

Ferrolterra no es ninguna excepción dentro de Galicia, en donde solo hay cinco municipios que en 2019 registraron más nacimientos que defunciones, y sus tres comarcas, con sus veinte ayuntamientos, tienen cifras negativas respecto al crecimiento vegetativo. Los datos provisionales publicados por el Instituto Galego de Estatística esta semana indican que en Ferrol, Eume y Ortegal se contabilizaron 924 nuevas vidas, mientras que murieron 2.392 personas. En total, 1.468 vecinos menos. 

No hay ninguna localidad que se salve de esta situación, a pesar de que Narón, en la última década, tuvo momentos de saldo positivo (en 2010, 2011, 2012 y 2015). Son cifras que, para ofrecer una visión ajustada del crecimiento o descenso de los habitantes, tienen que compararse con las migraciones, puesto que la llegada o la marcha de ciudadanos modifica la situación.

Menos muertes 
El saldo vegetativo en las tres comarcas es algo mejor que en 2018. Si ahora hay 1.468 vecinos menos, entonces eran 1.601. Sin embargo, esto no se debe a que se registre una mayor natalidad, sino a que hay menos fallecimientos. A lo largo del año pasado, se contaron 924 bebés, mientras que en 2018 habían superado el millar (1.005). Las muertes fueron entonces 2.606 y en las cifras más recientes se contabilizan 2.392.

La ciudad de Ferrol es una excepción. En este caso sí ha habido más nacimientos en 2019, pasando de 338 a 350. También se han reducido las muertes (de 976 a 849) por lo que su saldo vegetativo negativo ha pasado de -638 a -499. También hubo más nacimientos en Mugardos (29 frente a 25 del año anterior), As Somozas (cinco bebés frente a dos en 2018), Valdoviño (32 en 2019 y 27 el año anterior), Monfero (nueve ahora y siete antes), As Pontes (62 de 2019 frente a unos sorprendentes 43 para 2018 que no se corresponden con el resto de la serie) y Cerdido (pasó de uno a dos bebés).

Las cifras de natalidad son implacables al mostrar el envejecimiento del medio rural. Por primera vez hay un municipio con cero nacimientos (los datos del IGE comienzan en 1975). Se trata de Mañón. Hace años que esta y otras localidades se sitúan con cifras por debajo de la decena, e incluso con un solo nacimiento, pero nunca se había dado el caso de que no hubiese ninguno. Comparte este desesperanzador dato con otros diez municipios gallegos, ocho de los cuales están en la provincia de Ourense, uno en Lugo y otro en A Coruña.

Por debajo de la decena de nuevas vidas en 2019 se sitúan Cerdido (dos), Cariño (ocho), As Somozas (cinco), Moeche (dos), Monfero (nueve), A Capela (uno), y Cabanas (siete).

Comentarios