La falta de socorristas afecta a arenales de la mayoría de concellos de la comarca

Las playas empiezan ya a llenarse antes del inicio de la temporada oficial | emilio cortizas

La escasez de personal para ejercer como socorrista en las playas no solo afecta al Concello de Ferrol, donde de las 60 plazas ofertadas solo podrán cubrirse 46, lo que, aunque todavía se está dando forma a la organización del servicio, llevará probablemente a que alguno de los nueve arenales que habitualmente cuentan con socorrismo tengan que prescindir, al menos inicialmente, de servicio de salvamento por falta de efectivos.


La situación no es única en la comarca, sobre todo en aquellos municipios con largos arenales como Ferrol o Valdoviño. En este concello, había una previsión de contratar a 33 socorristas y solo hay, hasta el momento, 12 personas apuntadas al proceso de selección, lo que, del mismo modo que en la cabecera de comarca, impedirá que haya casetas de socorrismo operativas en todas las playas, limitándose a las más frecuentadas y con más incidencias en años anteriores.


Tampoco Ares lo ha tenido fácil este año y la previsión de siete socorristas se ha quedado en dos personas interesadas, lo que, como explicó el regidor, Julio Iglesias, "hace inviable que se preste el servicio".


El problema se hace extensivo a los municipios de Ortigueira –se requerirían unas ocho personas– o Cariño –seis–. En ambos casos, se recurre al Servicio Público de Empleo por parte del Concello pero para este verano no ha habido, por el momento, ninguna candidatura ni siquiera para realizar la entrevista pertinente. De este modo, arenales tan frecuentados como Morouzos y La Concha podrían estar este año sin servicio.


De todos modos, como explican desde ambos Concellos, el proceso, de todos modos, sigue adelante para ver si hay otra posible fórmula para que haya socorrismo en alguno de los arenales de ambos municipios.


El problema viene dado, como apuntó el alcalde de Valdoviño, Alberto González, por las dificultades de la legislación de la Xunta a la hora de abordar la titulación requerida. “Es un trabajo temporal para el que el personal se ve abocado a unos cursos de unas 500 horas de formación y un coste de unos 2.000 euros, para una inversión de dos o tres meses”. Asegura, además, que algunos socorristas optan por trabajar fuera de la comunidad, ya que no se precisan los mismos requisitos.

La falta de socorristas afecta a arenales de la mayoría de concellos de la comarca

Te puede interesar