domingo 27/9/20

“Era indispensable atrasar el curso ante los cambios en los protocolos”

Las modificaciones en las normas y la falta de previsión en relación a las plantillas docentes dificultan la organización del curso en Secundaria, cuyo inicio se atrasa una semana
El San Xoán, que contará con mamparas en el comedor, inició ayer el curso | d.a.
El San Xoán, que contará con mamparas en el comedor, inició ayer el curso | d.a.

Lo venían pidiendo a gritos desde muchos centros educativos y finalmente la Consellería de Educación, desde hace unos días de nuevo en manos de Román Rodríguez, anunciaba ayer por la mañana la decisión de retrasar una semana –al miércoles día 23– el inicio del nuevo curso en Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional.

La medida, indicaron fuentes de la administración educativa gallega, fue consensuada con la Xunta Autonómica de Directores, órgano del que forma parte, en representación de los de la provincia da Coruña, el responsable del CIFP Ferrolterra, Enrique Pazo. 

A él se dirigieron precisamente en los últimos días compañeros de otros institutos de la comarca para trasladar a la Xunta la petición de posponer la vuelta a las aulas ante la imposibilidad de hacer frente al regreso a las aulas de forma segura.

Los continuos e improvisados cambios en los protocolos de adaptación a la situación derivada de la Covid-19 y el hecho de que todavía no se hayan nombrado a los sustitutos e interinos, lo que impide a los centros conocer exactamente la composición de la plantilla de la que van a disponer este curso, está dificultando la organización de la actividad en los mismos. “

Ante esta situación, el IES Concepción Arenal remitía precisamente el pasado jueves un escrito a la Xefatura Territorial de Educación solicitando un margen mínimo de siete días más sobre la fecha inicial de comienzo del curso para “poder organizar todo con garantías nunha situación de tanta complexidade”.

La decisión de la consellería solo les deja “relativamente aliviados”, ya que la situación sigue siendo muy compleja.

Los cambios de última hora en cuanto a la distancia mínima entre el alumnado –en julio se exigía de un metro; a principios de este mes se cambió a 1,5 metros y ahora se recoge la posibilidad de instalar mamparas cuando no se pueda cumplir la distancia máxima– están alterando también la organización de los centros en cuanto a la distribución de espacios y la necesidad de desdobles.

Plantillas
A falta de resolver el concurso de adjudicación de vacantes, al mencionado centro ferrolano le falta en la actualidad un 25% del profesorado necesario para dar clase. El CIFP Ferrolterra, por su parte, tendrá este nuevo curso un total de 30 interinos del centenar de docentes que conforma la plantilla de este Centro Integrado de Formación Profesional. Sin este profesorado en el centro, sería un “desbaraxuste” comezar el curso el próximo miércoles. Así lo cree Pazo, que considera “indispensable” el aplazamiento decidido ayer. “Imos gañar unha semana en seguridade. Os cambios do protocolo o trastocan todo e tivemos pouco tempo desde as últimas modificacións para adaptar os centros”, dice.

La readaptación de espacios o la eliminación de mobiliario que no se estaba utilizando fueron algunas de las acciones llevadas a cabo en las últimas semanas.

También en el marco de adaptación de la actual situación sanitaria, y para evitar aglomeraciones, establecerán tres entradas diferentes para acceder y salir del centro e incrementarán los turnos de recreo.

En el IES Sofía Casanova, la directora, Teresa Sebio, explica que han tirado paredes y vaciado aulas para cumplir la separación de 1,5 metros entre alumnos y “ahora nos dicen que si no se alcanza esta distancia, que pongamos mamparas o que optemos por la semipresencialidad”, dice.

Una opción, está última, que, a su juicio, en el caso del alumnado de 2º de Bachillerato sería muy perjudicial, pues están en un curso en el que se juegan su futuro y con una opción semipresencial jugarían en desventaja. Además de lamentar la falta de información por parte de las autoridades competentes, reconoce que el grado de incertidumbre es muy grande en este nuevo curso lectivo.

CIG-Ensino
Desde la CIG-Ensino se criticó que la Consellería de Educación no aclare si ahora el uso de mamparas y la semipresencialidad van a ser preferentes sobre la medida de mantener el metro y medio de distancia, lo que obligaría a los centros a “refacer todo o traballo destes últimos días”, dicen.

Tal y como se informaba ayer desde el sindicato nacionalista antes de conocer el anuncio de la Consellería, “durante toda a tarde e primeiras horas da noite do xoves, inspectores de Educación enviaron correos electrónicos e efectuaron chamadas ás direccións dos centros de secundaria e de FP para comunicarlles que, logo da runión do mércores mantida entre o Conselleiro de Educación, os xefes territoriais e os inspectores xefes, había novos criterios que botaban abaixo o protocolo presentado o 31 de agosto no que se aceptaba o 1,5 metros de distancia entre cadeiras cos conseguintes cambios de aulas ou desdobres que fosen necesarios”, señalaron.

La propia organización sindical añadió que tras la reunión ayer con el secretario xeral de Educación y ante una interpelación directa sobre el mencionado asunto, este “deu a calada por resposta”.

En una nota de prensa, la Consellería de Educación informó que la decisión de atrasar el curso favorecerá la implementación de las medidas planteadas el martes en el Consello Escolar de Galicia, como “a instalación de mamparas nas aulas e talleres ou a opción de solicitar un sistema semipresencial”, apuntaron.

El alumnado de Infantil y Primaria de la zona completa su incorporación a las aulas
La incorporación ayer de los otros cuatro cursos de Educación Infantil y Primaria, que se sumaron así a los que volvieron a las aulas el jueves, completó el regreso gradual de este alumnado a sus centros educativos para dar el pistoletazo de salida a un curso marcado por la actual situación sanitaria y la adaptación a las normas Covid-19. En el CEIP San Xoán de Filgueira de Ferrol ayer fue sin embargo el primer día de clase. El centro decidió posponer el comienzo del curso a la jornada de ayer al celebrarse el jueves la convocatoria de huelga del profesorado. La tranquilidad fue la nota dominante de la jornada en un colegio que este curso cuenta con cinco docentes menos en su plantilla, un hecho que fue denunciado hace unos días por la ANPA a través de un escrito a la Xefatura Territorial. Los que también expresaron sus inquietudes sobre el inicio de curso fueron los miembros de la ANPA del CEIP Cruceiro de Canido, que reclaman más limpieza, la obligatoriedad del uso de mascarilla en infantil al no cumplirse la distancia de seguridad, la dotación de purificadores con filtro Hepa para todas las aulas y más personal docente. En la totalidad de los centros, la jornada de ayer volvió a dejar imágenes relacionadas con unas normas que  se repetirán cada día como la toma de temperatura, la desinfección de manos y calzado o la distribución en diferentes espacios en el recreo para evitar contactos entre grupos.

Comentarios