martes 10.12.2019

Crece la intensidad en las protestas de los transportistas de carbón

Durante la mañana de ayer el colectivo bloqueó el acceso al puerto y horas más tarde un profesional fue detenido
Barricada de neumáticos en llamas en la rotonda de acceso a las instalaciones del muelle de Curuxeiras en las primeras horas de la jornada de ayer| cedida
Barricada de neumáticos en llamas en la rotonda de acceso a las instalaciones del muelle de Curuxeiras en las primeras horas de la jornada de ayer| cedida

Las protestas del colectivo de transportistas de carbón, tal y como advirtieron semanas atrás, creció ayer en intensidad ante la falta de soluciones frente a la parálisis en la actividad de la central de Endesa de As Pontes y el anuncio de su futuro cierre dentro de dos años. A primera hora de la mañana de ayer, poco después de las 06.45 horas, un grupo de camioneros bloqueó la glorieta de acceso al puerto de Curuxeiras con una barricada de neumáticos en llamas.

Hasta el lugar se desplazaron efectivos de la Policía Nacional y Local, que regularon el tráfico de entrada a la ciudad, mientras los profesionales del cuerpo de Bomberos de Ferrol se encargaban de sofocar el fuego y, posteriormente, de retirar los neumáticos y limpiar la carretera. Los transportistas se retiraron del lugar en torno a las once de la mañana, solo para retornar horas después.

Detención y atropello

Pasadas las cuatro de la tarde, el colectivo de transportistas volvió a tratar de cortar el acceso al puerto de Ferrol, encontrándose en esta ocasión con resistencia por parte de la Policía, que trató de impedir el bloqueo. Los profesionales increparon a los agentes que estaban “defendiendo su futuro laboral”, mientras estos les solicitaban que terminasen la protesta.

En un momento de tensión, uno de los camioneros protagonizó un encontronazo con una inspectora de la comisaría de Ferrol-Narón, que terminó con este esposado en el suelo. En medio de los gritos de protesta de los compañeros del aprehendido, que llamaban “valientes” a los agentes, el detenido informó a los policías de que las esposas le habían herido en las manos, por lo que se determinó su traslado al hospital Arquitecto Marcide para que estas fuesen sanadas.

Paralelamente, otro transportista resultó arrollado por un camión que trató de esquivar, sin éxito, el retén del colectivo. Afortunadamente, pese al impacto no fue herido.

Del mismo modo, los compañeros del transportista se trasladaron al hospital al que fue llevado, anunciando que, de ser finalmente detenido, continuarían con su protesta frente a la comisaría de Policía de Ferrol. Según afirmó un trabajador a la agencia EFE, el colectivo sabe “a ciencia cierta” que las pruebas con otros combustibles fueron positivas, por lo que el cierre de la central responde a cuestiones económicas.

Comentarios