miércoles 21.08.2019

Las comarca cuelga a sus bienes patrimoniales el cartel de “Se vende”

La falta de uso, un excesivo coste de mantenimiento y la despoblación, en otros casos, han llevado a colgar el cartel de “Se vende” a numerosos bienes .

Este espacio natural protegido se encuentra en plena ría de Ortigueira-Ladrido
Este espacio natural protegido se encuentra en plena ría de Ortigueira-Ladrido

La falta de uso, un excesivo coste de mantenimiento y la despoblación, en otros casos, han llevado a colgar el cartel de “Se vende” a numerosos bienes e inmuebles en toda Galicia. En las comarcas de Ferrol, Eume y Ortegal este “fenómeno” tampoco ha pasado desapercibido. Aldeas, quintas o antiguos molinos reconvertidos en casas y hoteles rurales se incluyen en este particular “stock inmobiliario” de gran interés para los inversores.
Y es que en el portal web especializado aldeasabandonadas.com, figura a la venta un poblado de seis casas en Ortigueira desde 125.000 euros. No es el único del municipio aunque sí el más barato. La oferta se repite en otros enclaves privilegiados de la comarca como el parque natural de las Fragas do Eume donde se alquila, con derecho a compra –2.100 euros al mes–, una hacienda reconvertida para el turismo rural.
Esta parece la mejor salida para este tipo de bienes en desuso. Su misma suerte corrió un antiguo molino del siglo XIX en la parroquia de Naraío, en San Sadurniño, hoy a la venta como hotel rural con siete habitaciones, biblioteca y una parcela de 5.500 metros cuadrados. 

la joya de la corona
Aunque sin lugar a dudas la isla de San Vicente se ha convertido en la “joya de la corona” del patrimonio local a la venta. Este islote que conforma el “skyline” de la ría de Ortigueira-Ladrido –humedal incluido dentro del convenio Ramsar– puede adquirirse por cuatro millones de euros, aunque la inmobiliaria que lo comercializa ofrece la posibilidad de adquirir también el Pazo de Brandariz (Ortigueira) por otros 2,5 millones de euros más.
Este espacio natural, que cuenta con varias figuras de protección ambiental –es Zona de Especial Protección para las Aves y Lugar de Interés Comunitario–, dispone de 57.088 metros cuadrados de pastos, arbustos, un bosque de eucaliptos y pinos y las ruinas de un antiguo monasterio de la Edad Media. Junto al Pazo de Brandariz, también a la venta, pertenece a sus actuales propietarios desde el siglo XVI. La edificación situada en la villa de San Marta, se encuentra en una parcela amurallada de 7.500 metros cuadrados. 
Dispone de capilla, almacén y un pozo labrado que suman atractivo a este edificio de dos plantas con vistas a la isla privada. Solo apta para los bolsillos más holgados.

Comentarios