martes 07.07.2020

El “Blue Marlin” cargará el segundo LHD para Australia en la ría de Vigo

El buque semisumergible “Blue Marlin” volverá a la ría de Ferrol a mediados del próximo mes de noviembre para comenzar los preparativos del traslado del segundo LHD australiano, el “Adelaide”

el primer lhd “canberra”, en una imagen tomada a su llegada a australia, a bordo del “blue marlin”
el primer lhd “canberra”, en una imagen tomada a su llegada a australia, a bordo del “blue marlin”

El buque semisumergible “Blue Marlin” volverá a la ría de Ferrol a mediados del próximo mes de noviembre para comenzar los preparativos del traslado del segundo LHD australiano, el “Adelaide”, hasta los astilleros de BAE Systems al otro lado del globo. A estas alturas la naviera holandesa Dockwise, encargada del voluminoso envío, sitúa a comienzos de diciembre la delicada maniobra de carga, que ya no será en A Coruña como sucedió con el “Canberra”, sino que se desarrollará en la ría de Vigo.
Fuentes de Dockwise informaron a este diario de que se ha elegido este emplazamiento por considerar que ofrecerá mejores condiciones para la operación. Se trata de la ría gallega con mayor calado, un factor importante, y además está más abrigada que el puerto exterior de A Coruña, donde el verano pasado se desarrolló la carga del primer anfibio australiano, el “Canberra”. La quietud de las aguas es otra condición esencial para completar con éxito la maniobra, durante la cual el “Blue Marlin” ha de sumergirse más de veinte metros para permitir la colocación del “Adelaide” sobre su cubierta.
El puerto de A Coruña fue elegido para la anterior operación de carga por motivos de calado, si bien esta no se desarrolló de forma totalmente satisfactoria y el “Canberra” resultó golpeado. El buque fue reparado antes de la partida, que por ese motivo se retrasó unos días, hasta el 17 de agosto, y el capitán del “Blue Marlin” sacó a relucir en una entrevista que al puerto herculino le falta un dique más de abrigo.    

preparación
Actualmente, el astillero de Fene ha comenzado ya a trabajar en la construcción de la cuna para el “Adelaide”, una estructura de acero y madera que se fijará a la cubierta del “Blue Marlin” y sobre la que se apoyará el casco del LHD para asegurar que no se mueve durante la larga travesía. En su construcción se aprovechan algunos elementos de la cama que se construyó en 2012 para el traslado del “Canberra”, en la que se emplearon 750 toneladas de acero y 70 de madera.
Las dimensiones del envío son mayúsculas. El “Adelaide” se convertirá, como en su día le pasó al español “Juan Carlos I”, en el buque de mayor tamaño de la Royal Australian Navy. Sobre la cubierta del “Blue Marlin” se cargará la estructura del barco, mientras que la superestructura –la isla que sobresale por encima de la cubierta– se completará en los astilleros de BAE Systems en Melbourne. El casco mide 231 metros de eslora y una vez a bordo del semisumergible sobresaldrá 54 metros sobre su proa, exactamente igual que ocurrió con el “Canberra”.
Navantia firmó en octubre de 2007 el contrato para la construcción de las estructuras de dos buques tipo LHD, lo que representa el 80% del programa, por valor de 915 millones de euros. Apenas un año después, en el verano de 2008, la compañía pública española encargó a la naviera holandesa Dockwise las dos operaciones de transporte hasta Australia.
Allí, en los astilleros que BAE Systems tiene en Melbourne, está próxima a terminar la construcción del “Canberra”, cuya entrega a la Marina australiana debería producirse ya a finales de este año o comienzos del próximo 2014. Aproximadamente en esas fechas llegará el “Adelaide”, después de recorrer 12.500 millas náuticas, media vuelta al mundo, aunque los plazos pueden variar dependiendo, entre otras cuestiones, de las condiciones del mar.

demanda
La partida del “Adelaide” significará el fin de la carga de trabajo en los astilleros públicos de la ría. Quedan apenas cuatro meses de ocupación a bordo del LHD, un modelo que tiene actualmente su principal opción de exportación en Turquía, aunque aquel país tiene intención de comprar la ingeniería y construirlo, en caso de que se decida por la oferta española, en astilleros locales.
No obstante, los buques anfibios del tipo del LHD son los primeros en la demanda mundial de buques militares y se estima que en los próximos veinte años se construirán cerca de 200 en el mundo.

Comentarios