domingo 22.09.2019

Begoña Graña: “As familias sen cancro, se hai varios membros e viven o suficiente, son raras”

La oncóloga del Chuac destacó que los cánceres hereditarios suponen poco más de un 5% del total

Biblioteca Municipal de Ferrol. Charla del ciclo Imos contar ciencia
Biblioteca Municipal de Ferrol. Charla del ciclo Imos contar ciencia

Begoña Graña Suárez atiende a pacientes oncológicos en el Chuac pero fue también doctora en Ferrol durante cuatro años, hasta el 2011. Participó ayer en el ciclo “Imos contar a ciencia”, que se desarrolla en la biblioteca municipal, para hablar sobre los cánceres hereditarios, una variedad que supone poco más del 5% del total pero que al mismo tiempo permite, si se identifican los genes con claridad, tomar medidas preventivas, como los controles tempranos o la cirugía. Siempre siguiendo el consejo médico, desde atención primaria hasta, si hubiese sospechas, los especialistas genéticos que pueden contextualizar e informar al paciente para que tome sus decisiones. “Facer estudos no libre mercado non volo recomendo”, aconsejó a los presentes en referencia a los “kits” que los laboratorios venden incluso por internet y que pueden proporcionar datos confusos


Graña se refirió al cáncer como una enfermedad propia de sociedades con una larga esperanza de vida aunque tan antigua que ya se identifica, por ejemplo, en momias egipcias. “Na maior parte das persoas ten moito que ver con facernos maiores”, afirmó. Y de hecho, la prevalencia se multiplica a partir de la mediana edad. Esto mismo hace que sea una enfermedad frecuente. "As familias sen cancro, se hai varios membros e se viven o suficiente, son raras". El más habitual en ambos sexos es el de colon, mientras que en las mujeres prevalece el de mama y en los hombres el de pulmón (aunque la cifra tiende a igualarse al haber ahora más mujeres fumadoras).


Entre toda esta población existe un grupo relativamente pequeño, de poco más de un 5%, pero que en términos absolutos engloba en Galicia a miles de personas, que es el de los cánceres hereditarios. “Todos os cancros son xenéticos pero só nuns poucos esa estrutura do ADN vén dada pola herdanza”. Es el caso del síndrome de Lynch, relacionado con cáncer de colon, de endometrio o gástrico; de la mutación específicamente gallega R71G o de las de los genes BRCA1 y BRCA2, vinculadas a los cánceres de mama y de ovario. Su  descubrimiento, a principio de los 90, “foi unha auténtica revolución a nivel científico e social” y casos como el de Angelina Jolie, que era portadora y se sometió a cirugía preventiva, supusieron una importante toma de conciencia. “Foi un gran labor divulgativo”. De hecho, la extirpación de ovarios y trompas de Falopio, más que las mastectomías, tiene un impacto importante en la supervivencia. “Non hai dúbida de que estas persoas viven moito máis facendo isto que non facéndoo”, apuntó la doctora Graña Suárez.


Las familias que sospechan que pueden ser portadoras de estas variaciones, por tener varios casos en su línea genealógica, pueden consultar con los médicos de familia. “A maior parte non teñen ese risco. Para identificalas necesitamos papel e tempo para facer a historia familiar”, comenta. Aun así, los cánceres son realidades “extremadamente complexas e multifactoriais” y tener el gen no implica su desarrollo, al igual que no tenerlo no significa que se esté fuera de riesgo.

Comentarios