miércoles 12/8/20

Tras años de lucha, por fin retiran la antena de telefonía móvil de la calle Alegre de Canido

La larga batalla iniciada hace más de una década por la vecina de Canido Fini Manso llegó a su fin el pasado jueves, con el total desmantelamiento y retirada de los últimos elementos que conformaban la antena.

Una grúa de gran porte retiró el pasado jueves la plataforma de la antena de la calle Alegre 32-34
Una grúa de gran porte retiró el pasado jueves la plataforma de la antena de la calle Alegre 32-34

La larga batalla iniciada hace más de una década por la vecina de Canido Fini Manso llegó a su fin el pasado jueves, con el total desmantelamiento y retirada de los últimos elementos que conformaban la antena de telefonía móvil que estaba situada en la terraza del edificio 32-34 de la calle Alegre. La empresa Retevisión Móvil SA, a la que pertenecía la citada estación base, ejecutó, por fin, la sentencia dictada en diciembre de 2006 por el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Ferrol, y posteriormente ratificada por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, en la que se ordenaba la paralización de inmediata del funcionamiento de la antena y su retirada en el plazo de un mes.
La citada estación base fue instalada entre 2000 y 2001 y Fini Manso, que en la actualidad es la coordinadora de la Plataforma Estatal contra la Contaminación Electromagnética (Pccem), presentó en ese momento una denuncia administrativa en el Concello de Ferrol, comprobando que la operadora carecía de las preceptivas licencias, y exigió mediciones que, según señala, se realizaron con los equipos apagados.
A partir de ahí, el Concello elaboró una normativa específica, a la que presentó alegaciones La Federación Veciñal Roi Xordo, que dio como resultado la aprobación de una normativa sobre niveles de exposición garantista de la salud pública: 0,1 microwatios por centímetro cuadrado y una distancia de cien metros a colegios y centros sensibles.
En base al texto finalmente aprobado, la administración local otorgó un plazo de nueve meses a las compañías para que ajustasen sus instalaciones.
Posteriormente, la Alcaldía dictó un decreto ordenando a Retevisión Móvil la retirada de la antena de la calle Alegre 32-34.
Al parecer, la operadora dio la callada por respuesta y después de un largo período de tiempo decidió que fuese un juez el que resolviese. Con este objetivo, la compañía llevó el tema a los juzgados y Fini Manso se personó en el procedimiento.
En primera instancia el fallo fue favorable al Ayuntamiento, que solicitó a la compañia Fenosa el corte de energía eléctrica de la antena en litigio. Sin embargo, dicho trámite sufrió un importante retraso, ya que la operadora tenía recurrida la normativa municipal, por lo que el juez de lo Contencioso Administrativo tuvo que esperar a la resolución del citada recurso.
Retevisión Móvil también interpuso recurso contra el fallo que le ordenaba la paralización de actividad y retirada de las instalaciones, si bien el mismo fue confirmado posteriormente por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. La sentencia del alto tribunal gallego tiene fecha del 5 de marzo de 2009.
Después de que el anterior gobierno municipal del PSOE “no hiciese nada” en la línea de que dicha sentencia se llevase a la práctica,  según señala Fina Manso, en agosto del pasado año solicitó de nuevo al Concello la ejecución del fallo.
El actual gobierno del Partido Popular le remitió en septiembre una carta, en la que se le comunicaba que se había dado orden a Unión Fenosa para que procediese al corte de la electricidad a la antena de telefonía de la calle Alegre 32-34.
A principios de octubre pasado dicha orden aun no se había ejecutado, por lo que Fini Manso lo puso en conocimiento del Concello y, finalmente, a mediados  de ese mismo mes se procedió al corte de la electricidad.
Por su parte, la operadora inició este mes el desmantelamiento de la estación base ilegal, completando la operación el pasado jueves, con la intervención de una grúa de grandes dimensiones que retiró los últimos elementos de la plataforma.
Existe otra sentencia de similares características sobre una estación base de telefonía situada en el número 9-11 de la calle Alegre, de fecha 30 de enero de 2007, que aún no fue ejecutada.
Fini Manso se muestra satisfecha del logro conseguido, pero insiste en que todavía queda mucho trabajo por hacer. En este sentido, asegura que el barrio de Canido es uno de los afectados por la contaminación electromagnética, ya que está atiborrado de antenas. De hecho, asegura que en alguna zona se llegan a superponer las radiaciones de tres antenas de telefonía móvil, por lo que entiende que los vecinos tendrían que dar a conocer los casos de enfermos graves para realizar una estadística y actuar en consecuencia.

Comentarios