• Martes, 25 de Septiembre de 2018

Una momia egipcia conserva tatuajes con símbolos sagrados

Una momia egipcia conserva una profusión de tatuajes con símbolos sagrados, que pudieron servir para enfatizar poderes religiosos de la mujer que los recibió hace más de 3.000 años.

Una momia egipcia conserva tatuajes con símbolos sagrados
Una momia egipcia conserva una profusión de tatuajes con símbolos sagrados, que pudieron servir para enfatizar poderes religiosos de la mujer que los recibió hace más de 3.000 años.
Estos tatuajes, recientemente publicados, son los primeros en
Una momia egipcia conserva una profusión de tatuajes con símbolos sagrados, que pudieron servir para enfatizar poderes religiosos de la mujer que los recibió hace más de 3.000 años. Estos tatuajes, recientemente publicados, son los primeros en

Una momia egipcia conserva una profusión de tatuajes con símbolos sagrados, que pudieron servir para enfatizar poderes religiosos de la mujer que los recibió hace más de 3.000 años.
Estos tatuajes, recientemente publicados, son los primeros en una momia de Egipto dinástico que muestran objetos reales, entre ellos flores de loto en las caderas de la momia, vacas en el brazo y babuinos en el cuello. Sólo unas pocas antiguas momias egipcias exhiben tatuajes, y no son más que patrones de puntos o guiones.
Especialmente destacado entre los nuevos tatuajes son los llamados ojos “wadjet”: posibles símbolos de protección contra el mal que adornan el cuello, los hombros y la espalda.
“Desde cualquier ángulo que se mire a esta mujer, un par de ojos divinos te devuelven la mirada”, dice Anne Austin, bioarqueólogo de la Universidad de Stanford en California, que presentó los resultados en una reunión de la Asociación Americana de Antropólogos Físicos.
Austin se dio cuenta de los tatuajes mientras examinaba las momias para el Instituto Francés de Arqueología Oriental, que lleva a cabo investigaciones en Deir el-Medina, un pueblo que fue hogar de los antiguos artesanos que trabajaron en las tumbas en el cercano Valle de los Reyes, informa nature.com. Analizando un torso sin cabeza ni brazos que data del 1300-1070 AC. Austin notó marcas en el cuello. Al principio, pensó que habían sido pintadas, pero pronto se dio cuenta de que eran tatuajes.
Austin sabía de tatuajes descubiertos en otras momias utilizando imagen infrarroja, que analiza más profundamente en la piel que las imágenes de luz visible.