sábado 19/9/20

Mutismo sobre el destino de Juan Carlos I para instalar su residencia

La Zarzuela y el Gobierno no tienen intención de pronunciarse al creer que es él quién debe anunciarlo
Dos operarias del Ayuntamiento de Vitoria sustituyen la placa con el nombre de Avenida de Juan Carlos I | a. ruíz hierro
Dos operarias del Ayuntamiento de Vitoria sustituyen la placa con el nombre de Avenida de Juan Carlos I | a. ruíz hierro

Casi una semana después de que se hiciera pública la decisión del rey emérito Juan Carlos I de abandonar España y tras atribuirle que estuviera rumbo a Portugal, República Dominicana, Emiratos Árabes o Nueva Zelanda, sigue sin desvelarse su destino final en el que pasar un paréntesis de duración indeterminada.

Fue el pasado lunes cuando la casa real hizo público un comunicado dando cuenta de la carta de don Juan Carlos a su hijo en la que señalaba que, ante “ciertos acontecimientos pasados” de su vida privada, en referencia a los presuntos negocios opacos que están siendo investigados por la Fiscalía del Supremo, salía de España “en estos momentos”.

Se trata de una frase clave de ese escrito, ya que, tal y como fueron revelando algunos amigos del anterior jefe del Estado por la comunicación que tuvieron con él en estos días, certifica que él se toma tan sólo como un paréntesis su viaje actual hacia un paradero aún desconocido.

Desde que abandonó la Zarzuela, la casa real no confirmó ni desmintió ningunas informaciones que se fueron publicando sobre su paradero y no tiene intención de hacerlo en el futuro.

Considera que es al padre de Felipe VI al que le corresponde decidir si lo comunica y cuándo, un hecho que no se prevé que ocurra al menos hasta que se asiente en la que puede ser su nueva residencia, aunque sea con carácter provisional.

El Gobierno tampoco dio pistas sobre su paradero, pero se da por descontado que tanto su presidente, Pedro Sánchez, como otros de sus miembros están al tanto de la ruta de don Juan Carlos.

Entre ellos, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, debido a que es de quien depende su servicio de seguridad. Se da la circunstancia de que esta semana el rey se verá con él en Menorca, ya que será el ministro quien le acompañe en la visita que realizará a la isla junto a doña Letizia y sus hijas el próximo jueves.

También se reunirá don Felipe un día antes en el Palacio de Marivent con Sánchez, en el habitual despacho de verano y que supondrá su primera imagen juntos desde la marcha del emérito.

La única certeza es que el padre del rey se trasladó el pasado fin de semana desde Madrid a Sanxenxo, un lugar al que viaja con frecuencia debido a las amistades que allí tiene y se alojó en casa del regatista Pedro Campos.

Desde entonces se le atribuyeron diversos itinerarios, como los que le ubicaban en República Dominicana o Portugal, en domicilios de amigos empresarios o en los Emiratos Árabes.

Una fotografía publicada por el digital Nius en la que se le ve bajando la escalerilla de un avión le situaba el pasado lunes en Abu Dabi, lo que a pie a elucubrar sobre la posibilidad de que fuera sólo una escala para trasladarse después a otro país árabe o, incluso, a Nueva Zelanda.

Comentarios