martes 14.07.2020

El Gobierno propone que las empresas cubran los gastos del teletrabajo

El Ejecutivo busca consensuar una regulación con los agentes sociales y flexibilizar los horarios laborales
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, aclara las condiciones del anteproyecto de ley del Gobierno | efe
La ministra portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero, aclara las condiciones del anteproyecto de ley del Gobierno | efe

El Gobierno buscará el consenso con patronal y sindicatos para regular los criterios que deben regir el teletrabajo, como el pago de los gastos que conlleve o las horas que debe cumplir el empleado, toda vez que la portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha dicho que se están negociando borradores.

Montero ha salido así al paso de la publicación del anteproyecto de Ley que adelantó ayer El País y al que ha tenido acceso EFE y que señala que las empresas deberán sufragar “en su totalidad” el desarrollo del teletrabajo que no podrá conllevar gastos, directos o indirectos, para el empleado “relacionados con los equipos, herramientas y medios vinculados al desarrollo de su actividad laboral”.
El texto que no detalla las fórmulas que debe adoptar la empresa para hacer frente a este gasto especifica que el teletrabajador tiene “derecho a la compensación total de gastos” y pone de ejemplo los complementos específicos.

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha señalado que se podrían utilizar varias fórmulas, que pasan por “repercutir un tanto por ciento en la nómina”, por abonar “dietas” o “por hacer una comprobación documental de los gastos” en los que ha incurrido el trabajador.

Y es que el texto del anteproyecto, que según Montero es solo un borrador, especifica puntos como que el trabajo a distancia será “voluntario para la persona trabajadora”, siempre reversible y requerirá de un acuerdo por escrito incorporado al contrato inicial del trabajador.

Carácter prioritario
También detalla que tendrá “carácter prioritario” para las personas que estén con una reducción de jornada por cuidado de menores de 12 años, aquellas que lo precisen para el ejercicio de su derecho a la lactancia natural o para víctimas de violencia de género o de terrorismo.
Incide en el derecho al horario flexible, en el de la desconexión digital que deberá garantizar la empresa o regula el trabajo a distancia ocasional con hasta un máximo del 60% de la jornada laboral en determinados casos.

La memoria del anteproyecto indica que la norma tendrá efectos positivos en la economía ya que es una forma de trabajo que supone un ahorro de tiempo, que puede contribuir a la lucha contra la contaminación y que puede tener virtualidad incluso para revitalizar los núcleos de población rural.“Todavía hay que trabajar los borradores”, ha dicho Montero.

El marco tripartito formado por el Ministerio de Trabajo, las patronales y los sindicatos, es el que también reclaman UGT y CCOO que sí ven urgente legislar sobre el trabajo no presencia después de que éste se haya implantado de forma improvisada como consecuencia del confinamiento.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha incidido en que “es urgente abordarlo” para garantizar los derechos de los trabajadores y más allá ha ido el secretario general de la UGT, Pepe Álvarez, que ha considerado que la medida no debe limitarse a los gastos del material necesario para el teletrabajo, así como la conexión a internet, sino también a los relacionados con “proporcionar las condiciones de seguridad y de salud necesarias para el trabajo”.  

En ese sentido, el dirigente de CCOO ha incidido en que “cuanto antes, si conviene regular de forma más acertada esta realidad”, y ha advertido de que el confinamiento ha provocado la implantación del teletrabajo de forma improvisada. “No son temas menores y hay que mantener derechos laborales”, ha incidido.

“Con todo lo que ha pasado y la proliferación del teletrabajo si hay urgencia de regularlo...es urgente abordarlo desde el Diálogo Social y me consta que la voluntad del Gobierno es dialogar y negociar esta regulación”, ha puntualizado.

Por el contrario el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi también ha avisado de los aspectos negativos que genera en la gestión de la plantilla la falta de trato personal y físico y reitera: “cuidado con poner criterios que lo haga poco atractivo o lo plantee con rigidez”, por lo que ha pedido cautela para regular esta situación.

Comentarios