lunes 18.11.2019

La “gran coalición” alemana alcanza un acuerdo sobre la pensión mínima

Los democristianos de la canciller Angela Merkel y sus socios socialdemócratas evitan así una nueva posible crisis política

La “gran coalición” alemana alcanza un acuerdo sobre la pensión mínima

Los partidos de la “gran coalición” alemana alcanzaron un principio de acuerdo sobre la mejora de las pensiones para aquellos trabajadores que, pese a haber cotizado durante 35 años, cobran una jubilación que es igual o inferior al mínimo de existencia determinado por la normativa vigente (424 euros) después del “concierto” de la canciller alemana, Angela Merkel, de la Unión Cristiano Demócrata (CDU) y el líder del Partido Socialdemócrata (SPD) y ministro de Finanzas, Olaf Scholz, que evitan una nueva posible crisis de política en Alemania.

Quienes no llegaban a ese mínimo hasta ahora, podían completarlo solicitando una ayuda social y, en este sentido, se calcula que la mejora en la pensión, que deberá estar un 10% por encima de la ayuda social que cubre el mínimo de existencia, favorecerá a cerca de 1,5 millones de jubilados.

Las pensiones para ese grupo de trabajadores se había convertido en los últimos meses en uno de los principales puntos de discordia dentro de la coalición de Gobierno. “Hemos llegado a un acuerdo superando muchas dificultades”, dijo la presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel, Annegret Kramp-Karrenbauer.

Pacto de Gobierno

Ya en el acuerdo de coalición se había establecido como una de las metas el Gobierno lograr que jubilados que hubieran trabajado durante largo tiempo, aunque con ingresos bajos, tuvieran pensiones superiores a la ayuda social.

La Unión Cristianodemócrata (CDU), el partido de la canciller Angela Merkel, quería que para percibir la mejora en la pensión los jubilados demostraran que tenían necesidad de ello y que no tenían otros ingresos o un patrimonio importante. Los socialdemócratas del SPD, en cambio, rechazaba esa fórmula y decía que la llamada renta básica no era una limosna sino una muestra de respeto a personas que habían trabajado buena parte de su vida.

Ahora los partidos llegaron a un compromiso en el que sólo se consideren los ingresos, para lo cual se recurrirá a informaciones del fisco, y no al patrimonio de los jubilados. La medida se aplicará a partir del próximo año 2021, según relató la secretaria general en funciones del SPD, Malu Dreyer, y costará entre 1.000 y 1.500 millones de euros, según explicó también el portavoz de la CDU Markus Soeder.

Comentarios