sábado 23/1/21

Otra Copa para el Intasa

Los de San Sadurniño celebraron su segundo trofeo tras ganar en la final al Arona tinerfeño
La celebración por el segundo trofeo de la formacion local se vivió por igual en la pista que en las gradas   | daniel alexandre
La celebración por el segundo trofeo de la formacion local se vivió por igual en la pista que en las gradas | daniel alexandre

Con mascarilla o sin ella, con caras nuevas y viejas en banquillo y pista... pero lo que no cambió ayer en las filas del Intasa fue su capacidad de trabajo y de lucha. Eso permanece inmutable, marca de la casa. Y así lo pudo comprobar el líder del grupo liguero B, el Arona de Tenerife, en la mañana de ayer, el segundo líder que caía en la pista local durante el fin de semana –después del Extremadura Laura Otero en semis–, que se tuvo que conformar con la segunda posición al caer ante los “invitados” a la competición. 

Unos invitados, los de San Sadurniño, que en ningún momento demostraron estar de más en una copa a la que ya parecen tener tomada la medida y que se prevé como “trailer” de una emocionante fase final de liga. Sin favoritos claros tras lo visto en la ronda previa, el Intasa cambio el guion mostrado en los dos choques anteriores y en la final, quizá para darle más emoción, cayó en un primera manga que parecía tener dominada. “Teníamos el control, se nos escapó, pero logramos revertir la situación”, comentaba el técnico Pesci al finalizar el duelo. Una manga que se escapó ayudado por errores locales –encadenaron varios saques fallidos que dieron alas a los tinerfeños– y ante un rival ante el que no se podía fallar (21-25). 

Pero el joven grupo azul no se vino abajo, demostrando una sorprendente cabeza fría y claridad de ideas ante un equipo mucho más experimentado. El Intasa peleaba ante una pared que se las devolvía y salvaba todas y con el fantasma de nuevo de los saques fuera sobrevolando. Pero los aciertos providenciales de Boris, Marlon o Marcos marcaban la diferencia en otro igualado set (25-21). El particular maratón que se vivía dentro de la pista lo era también en las gradas, con el expresidente de la entidad Cobelo animando a la afición. 

El Intasa siguió pico y pala minando a un rival que siempre estaba ahí, si bien era el grupo de Pesci el que cerraba los sets (25-23). Y en el cuarto set, el Intasa despertó a Arnau Caparrós, la fusta que necesitaba el duelo para que los azules corriesen a por segundo trofeo. El catalán, con siete puntos en este set, cimentó el trabajo previo del grupo, con remates imposibles e inalcanzables que, junto con los de Marcos y Boris, pusieron en pie al pabellón local que, sin poder bailar y celebrar en otros lugares, lo hizo ayer, por segunda, vez, coronados como bicampeones de la Copa Príncipe.

Comentarios