miércoles 12/8/20

La LNFS se opone al calendario propuesto por la Federación

O Parrulo, como el resto de clubes, presentaron alegaciones al borrador inicial
Hélder es uno de
los jugadores que
seguirá en O Parrulo
la próxima temporada
| dan iel
ale xandre
Hélder es uno de los jugadores que seguirá en O Parrulo la próxima temporada | dan iel ale xandre

El borrador de calendario propuesto por la Real Federación Española de Fútbol para la temporada 2020/21 ha levantado en armas a los clubes de la Liga Nacional de Fútbol Sala, entre ellos a O Parrulo. Reunidos el martes en asamblea ordinaria, todas las entidades que militan en las dos máximas categorías del fútbol sala masculino nacional decidieron elevar una protesta común con el fin de enmendar un calendario que consideran “una locura” y a todas luces lesivo para sus intereses.

La primera queja estriba en que la fecha de inicio de la competición ha sido fijada para el 5 de septiembre, un momento en el que, según los protocolos sanitarios establecidos por las autoridades debido a la pandemia por coronavirus, el aforo máximo para los espectáculos deportivos no podría superar los 300 aficionados. Una cifra que hará deficitarios los partidos para todos los clubes, pues resultaría complicado vender abonos entre sus seguidores y mucho más entradas teniendo en cuenta esta limitación.

Además, que la liga arranque tan pronto implicaría también adelantar el inicio de pretemporada hasta mediados de este mismo mes teniendo en cuenta que el plazo normal para desarrollar este periodo preparatorio oscila entre las seis y las siete semanas.

Problemas

A los clubes les parece poco viable a efectos contractuales que los jugadores retomen la actividad en esas fechas y, además, muchos de ellos tampoco podrían disponer de instalaciones deportivas, que en algunos casos permanecen cerradas. De hecho, en rigor y puesto que la mutualidad de la RFEF no entra en vigor hasta el 4 de agosto, los entrenamientos no podrían arrancar hasta esa fecha, quedando reducida la pretemporada a un mes.

Parados durante los últimos cuatro meses, sin ingresos en muchos casos, sometidos a expedientes de regulación de empleo en otros y con los patrocinadores pendientes de un hilo debido a la delicada situación económica, a los clubes se les antoja también difícil poder planificar sus plantillas con tanta premura.

La elaboración del calendario se ha realizado en función de los compromisos de la selección nacional y ello provocará que se produzcan cuatro parones en el transcurso de la liga regular que los clubes tampoco ven con buenos ojos.

Otro aspecto de desacuerdo radica en el sistema de ascensos y descensos. Cuando debido a la excepcional situación el ente federativo decidió ampliar la competición de cara a esta campaña, se llegó a un acuerdo para, en un plazo de dos o tres temporadas, regresar al formato de 16 equipos. Sin embargo, según las bases de competición propuestas ayer, al término de la próxima campaña descenderían tres escuadras de forma directa y una cuarta promocionaría, mientras que desde Segunda División solo podría acceder un equipo a la máxima categoría, precisamente el que dispute esa promoción.

Derechos televisión

No todo fueron malas noticias para O Parrulo y los clubes de la LNFS. Durante la asamblea ordinaria también se dio cuenta de los beneficios que, por primera vez, las entidades han obtenido por la venta centralizada de los derechos televisivos, que la liga cedió hace dos años y hasta 2023 a Mediapro.

Se trata de la primera vez que se produce esta circunstancia y ello permitirá que los clubes de Primera y Segunda División se repartan 1,3 millones de euros a partes iguales aunque con una mayor partida destinada a los de División de Honor. l

Comentarios