jueves 17.10.2019

Goles como precedente de otros más

El Racing ha recibido varios tantos poco después de recibir el primero
El Racing encajó el segundo tanto en Ibiza cuando estaba volcado en busca de lograr el empate  | M. Sastre/Periódico de Ibiza
El Racing encajó el segundo tanto en Ibiza cuando estaba volcado en busca de lograr el empate | M. Sastre/Periódico de Ibiza

Para el Racing el problema no es encajar un gol, sino que esta temporada cada tanto que recibe está siendo el preludio de uno o dos más. De hecho, de los once que el equipo ferrolano ha encajado en las siete jornadas del campeonato liguero disputadas hasta ahora, nueve han llegado de una manera casi consecutiva, con alrededor de un cuarto de hora de distancia entre el primer y el último tanto de esa serie.

Eso es lo que le ha pasado en los tres partidos que jugó a domicilio en lo que va de temporada. En el primero, contra el San Sebastián de los Reyes, el equipo ferrolano tenía el partido más o menos controlado cuando se encontró con un tanto en contra en una acción a balón parado. Luego, en poco más de diez minutos, el cuadro madrileño marcó el segundo, que fue el de la sentencia.

En el siguiente, en el campo del Coruxo, el mal inicio de partido del cuadro verde no se saldó con tantos en contra de manera inmediata, pero cuando la situación parecía más o menos controlada encajó un par de tantos poco antes del descanso que lo llevaron a la derrota en el encuentro. 

Similar
Algo parecido a lo de la primera jornada fue lo que le pasó al Racing en el encuentro que disputó en el feudo del Ibiza-Eivissa. En él, después de completar una primera hora de juego bastante buena, un gol precedido de un fuera de juego bastante evidente puso las cosas en su contra, una situación que terminó de definirse con un gol sobre el tiempo.

Por último, la semana pasada, en el encuentro frente al líder, el Atlético Baleares, el Racing aguantó el empuje de su rival en la primera parte. Sin embargo, nada más empezar la segunda, el cuadro insular se adelantó en el marcador en una acción que vino precedida de una mano. Este tanto dio paso a otros dos, que llegaron en poco más de diez minutos y que terminaron de dar forma a una derrota dolorosa

Seoane describe esta situación apuntando que “con el ansia de querer ir a por el partido es normal que el equipo se despliegue”, algo que en el partido contra el Atlético Baleares se reflejó en que “nos vimos un poco desarbolados”. El lateral ourensano, sin embargo, defiende que esta circunstancia se debe “a las ganas que tenemos” y está convencido de que se resolverá para que el cuadro verde empiece a sumar.

Comentarios