jueves 24/9/20

Ares pierde fuelle y posiciones

Los locales fueron últimos en Ondarroa en una cita en la que Zarautz estuvo mucho más fresco
A los aresanos
todavía les restan
seis regatas para
recuperar terreno
en la competición
A los aresanos todavía les restan seis regatas para recuperar terreno en la competición

Todo lo que pudo salir mal durante el fin de semana, salió mal para los intereses aresano. Especialmente en una segunda regata liguera, la disputada ayer en Ondarroa, en la que Zarautz, rival directo de la Santa Olalla por evitar el play-off, disputó una de sus mejores competiciones para ser séptimo –”estuvieron impresionantes”, indicaba el técnico Hermo–.

Y es que a pesar de las buenas sensaciones vividas por los de la villa el sábado –que no se pudieron traducir en resultados–, al día siguiente fue otra historia, con la tripulación aresana cerrando la tabla clasificatoria de la bandera y cediendo un puesto en la general, pasando a ser undécima. En la cita dirimida en la mañana de ayer la gran diferencia entre los locales y sus rivales directos estuvo a partir del ecuador de la misma, momento desde el que la “Santa Olalla” pasó de intentar mantenerse pareja al colista Kaiku, a ver cómo tanto este bote como Ondarroa la superaban en la línea de meta. “Se acaba la gasolina”, confesaba sin tapujos el entrenador y remero del CR Ares Alberto, Eclise, Hermo, que, precisamente ayer fue uno de los que no remó de cara a “llenar el deposito”.

Perspectiva

Una situación que, aparentemente pinta mal para la tripulación aresana y aunque “se ve muy negro, no lo es tanto”, apunta Hermo, “en dos semanas Zarautz remontó trece puntos”. Es decir, que si ellos pueden los locales también.

Sin embargo, aquí es donde entra el principal hándicap de los remeros de la “Santa Olalla”, especialmente para cinco de ellos, los del sur. Y es que tanto el técnico Hermo como el patrón Duarte, junto con otros tres remeros, realizan una media de casi 3.000 kilómetros a la semana en coche. Más en el caso del patrón, que para entrenar y competir tiene O Grove como punto de salida.

“Todo esto además de nuestros trabajos”, señala Hermo y, mientras, “hace ya dos horas que Zarautz está en casa –indica en su viaje de regreso a casa, al que todavía le restaban unas cuatro horas–”. Unas diferentes situaciones que comienzan a notarse especialmente ahora en la recta final de la competición, puesto que “el bote está bien, los remos... en los entrenamientos corre más, pero la sensación que tenemos es que estamos en reserva y no damos recuperado por semana y ahora nos está costando”, señala el remero. Hermo describe una realidad a la que ya sabían que iban a hacer frente, por lo que ahora lo que harán tanto él como los suyos será mantener la cabeza fría e “intentar llenar el deposito y bajar la carga de trabajo esta semana”. Y es que, precavidos de la situación, los ánimos no están bajos en las filas aresanas, solo las fuerzas, y en momentos puntuales, por lo que, tras pulir errores que penalizaban a los locales como los giros, lo que queda ahora es recargarse y “quedan todavía seis regatas”, analiza Hermo, “con estar por delante de Zarautz en tres de ellas, ya está”. l

Comentarios