Adrián Guerrero y Samu Fernández, campeones de España sub 16

Lucas Taibo celebra el tanto de penalti | rfgf

La selección gallega sub 16 alcanzó ayer la gloria al proclamarse, por primera vez en su historia, campeona de España. Lo hizo, además, de manera épica, remontando en la segunda parte el gol con el que Andalucía, que fue superior en la primera parte, se fue al descanso. Los jugadores de Ferrolterra Adrián Guerrero –Deportivo–y Samu Fernández –San Tirso– han contribuido de manera directa a la consecución del título para el combinado de David Páez.

No defraudó la final en el Manolo Barreiro, aunque los primeros minutos fueron más bien de tanteo entre dos contrincantes que, por lo demás, ya se conocían de la primera fase (1-1). Tras esos primeros compases fue el cuadro andaluz el que impuso su juego y su ritmo ante una Galicia a la que le costaba un mundo hilvanar tres pases seguidos y dar cierto sentido al ataque. Atrás, además, sufría para frenar la movilidad de la línea ofensiva andaluza, que demostró talento y desparpajo.

Pese al dominio del equipo visitante, este no se adelantaría hasta que se hubo superado el ecuador de la primera mitad. Fue tras una jugada por banda derecha que remachó, en segunda instancia, Heredia al fondo de la red defendida por Yago Moreira.

El gol no hizo reaccionar a Galicia, que pareció noqueada ante un rival que siguió castigando los puntos débiles de la “irmandiña”, incapaz de contener las embestidas visitantes. Rondó el segundo gol Andalucía, pero no acertó en los metros finales.



Segunda parte


El paso por los vestuarios cambió el guion, pero no de inmediato. De hecho, fue para Andalucía la ocasión más clara en esos primeros minutos, aunque el delantero andaluz no acertó a introducir el balón entre los tres palos.

El choque cambió definitivamente en una acción dentro del área, cuando Moha controló y se revolvió en el área y fue zancadilleado por un defensa rival. El penalti fue claro y Lucas Taibo, el capitán, no perdonó desde los once metros.

A partir de ahí, Galicia tomó los mandos y buscó sin descanso el gol de la remontada. Parecía en esos minutos que Andalucía se había vuelto ino-fensiva, pese a que el resultado era de empate. Pero en dos minutos, en dos zarpazos, Galicia le dio la estocada. Primero, en un centro de Adrián Guerrero desde la derecha que Rubén Fernández cabeceó a gol y, en el siguiente ataque “irmandiño”, cuando el mismo Guerrero enganchó un rechace tras una acción por banda izquierda para fusilar al meta andaluz y cerrar, de este modo y por la puerta grande, el partido más importante en la historia del fútbol cadete gallego. 

Adrián Guerrero y Samu Fernández, campeones de España sub 16

Te puede interesar