miércoles 21.08.2019

¿Realmente afecta la elección de una puerta u otra en un hogar?

¿Realmente afecta la elección de una puerta u otra en un hogar?

A todos nos llega el momento de decorar nuestro hogar. Sin embargo, aunque somos conscientes de que para ello es vital la elección de un mobiliario que conste de una funcionalidad práctica y estéticamente se ajuste a nuestros criterios, pasamos por alto las puertas, uno de los elementos cuya elección suele tomarse a la ligera y que, no obstante, puede marcar la diferencia entre un entorno confortable o incómodo.

Por ello, en el mercado existe una amplia gama de puertas entre las que escoger aquella que resulte más acorde al estilo de nuestra estancia. En este artículo hablaremos de puertas de interior y en madera, precios de puertas, puertas blancas y puertas de granero (entre otros aspectos).

La funcionalidad de una puerta en el espacio

Las puertas se pueden clasificar en función del lugar en el que van a ir colocadas. Este factor influye en las utilidades por las que deberá caracterizarse la puerta en cuestión. Atendiendo al criterio de su situación en el espacio, las puertas pueden organizarse en puertas de interior o exterior. ¿Pero qué diferencias tienen aparte de la ubicación?

Puertas exteriores

Las puertas de entrada o exteriores, que sirven de acceso a una vivienda, deben ofrecernos seguridad y aislamiento con respecto a ruidos, lo que permitirá que dispongamos de la suficiente privacidad. Por otro lado, es vital que esté realizada con un material resistente, ya que vamos a utilizarla diariamente, además de que es la barrera con respecto al frío, humedad, lluvia, calor, etc. Esta clase de puertas suelen desarrollarse en PVC, metal o madera, ya que son resistentes, buenos aislantes (tanto acústicos como térmicos) y ofrecen una buena calidad.

Puertas interiores

Las puertas de interior se utilizan para separar unas habitaciones de otras, garantizando la independencia entre las estancias. En su caso, el aislamiento no es tan necesario tratándose de una vivienda, motivo por el que se recurre a la madera. No hay necesidad de tener que calentarse tanto la cabeza a la hora de escoger el material y suele optarse por la madera al tratarse de un material fácilmente encajable en cualquier estilo decorativo.

Tipos de puertas según la apertura

La clasificación anterior se realiza basándose en la localización, pero si tenemos presente la apertura de la puerta, encontraremos puertas:

  • Abatibles

Aquellas que llevan en sí mismas el picaporte como sistema con el que accionar la puerta para abrir y cerrar. Son las más comunes, pero poco aconsejables para estancias pequeñas, dado que al abrirla o cerrarla puede llegar a ocupar un espacio considerable de la habitación, restando así metros cuadrados.

  • Correderas

Las vemos en los supermercados, pero también son vitales en algunos hogares, especialmente si necesitamos acondicionarlos para personas de movilidad reducida. O bien, si no tenemos esa necesidad, siempre disponemos de puertas correderas para armarios. Se dividen en dos grupos, según sea o no necesario realizar obras para su instalación.

De este modo, las podemos clasificar en empotradas (si se incluye la hoja por la que deben deslizarse en la pared misma) o bien, sobrepuestas, si la hoja se acopla a la pared, pero sin tener que quedar incluida dentro de ésta.

  • Plegables

Comparte objetivo con las puertas correderas: imprescindibles para el ahorro de espacio, presentándose de este modo como una alternativa viable al sistema ofrecido por las correderas, en caso no deseado de tener que deslizar la puerta para acceder al interior de la estancia.

Tipos de puertas según el material

Los tipos que se indican a continuación se corresponden realmente con puertas de entrada, aunque esta misma clasificación podría servir también de cara a las puertas interiores.

  • Acorazadas

Esta clase de puertas son de las más seguras. Normalmente se realizan en metal, suelen ser de acero, tanto la puerta como su marco. Se caracterizan por ser pesadas y extremadamente resistentes. Suele verse en residencias que abarquen una gran extensión de terreno o ubicadas en barrios presumiblemente de alto nivel económico.

  • Blindadas

Suelen revestirse con madera, mientras que el interior se compone por una o dos chapas de acero. En lo que respecta a los marcos, éstos se realizan con MDF, madera obtenida a partir de fibras procedentes de maderas blandas y/o duras.

  • Macizas

Son aquellas compuestas por aglomerado, DM o madera maciza. Una puerta de estas características puede llegar a alcanzar los 40 Kg. Con tal de explicar los conceptos anteriores, cabe indicar que el aglomerado es un material formado a partir de polvo y residuos procedentes de maderas, arenas y gravas, mezclado todo ello con un aglutinante que le da cierta consistencia y completamente prensado, para que así quede compacto.

En lo referente al DM éste se compone de fibras de madera prensadas y mezcladas con un aglutinante, que en este caso es una resina sintética. Puede realizarse grabados de motivos diversos con tal de proporcionarle un toque diferente a la puerta, lo que facilita su adaptación a nuestro estilo.


Para finalizar, en lo tocante a la madera maciza dura, ésta suele proceder del cerezo, el nogal o el roble. Por otra parte, encontramos madera maciza blanda: extraída de árboles como el pino y el abeto. En lo que respecta a la madera maciza blanda es igualmente resistente que la dura, pero con la diferencia de que es fácilmente maleable.

Comentarios