martes 18.02.2020

¿Qué motoazada tengo que comprarme para mi jardín? Consigue la adecuada para ti

Jardineria
Jardineria

Todo el mundo sabe que, para tener una plantación o un jardín bien cuidado, hay que dedicar mucho esfuerzo, horas y fuerza de voluntad si realmente se quiere algo bien hecho. Los jardines son zonas muy exigentes, sobre todo porque están repletos de una vida que hay que tratar con cuidado, con elementos a los que se debe hacer un seguimiento constante y un buen mantenimiento.

Pero eso no implica que no se pueda contar con algún tipo de ayuda a través de diferentes herramientas para jardines y plantaciones. Desde azadas hasta desbrozadoras, las personas podemos tener acceso a una miríada de productos diferentes que nos pueden ayudar a conseguir ese acabado tan especial para nuestro pequeño terreno verde.

Y una de las herramientas y máquinas más indispensables es, sin duda alguna, la motoazada. Confundidas a menudo con los motocultores, estas son unas de las partes más importantes de la maquinaria propia de jardines y huertas. Se utilizan en aquello que son de tamaño mediano o pequeño y se escogen en función tanto de su potencia de trabajo como de su anchura.

Propulsadas por un motor, de ahí su nombre, permiten remover la tierra a la perfección y dejar el terreno listo para cultivar. De hecho, las mejores hacen que toda esta labor sea especialmente sencilla. Si echas un vistazo en esta web, puedes encontrar los modelos que más se venden y las marcas más conocidas en este campo, una buena ayuda para comenzar a buscar lo que necesitas.

Pero, ¿cómo saber cuál es la motoazada más adecuada para tu jardín? Esta pregunta puede ser complicada, dado que hay varios factores que se deben tener bastante en cuenta antes de comprar. Nadie quiere comprar una máquina tan importante como ésta a ciegas, y para ello hay que saber bien qué mirar y qué escoger.

Cómo elegir la motoazada perfecta para tu jardín

Lo primero que tienes que saber son los diferentes tipos de motoazada que puedes encontrar en tiendas especializadas, o incluso a través de internet. Se pueden dividir en diferentes categorías, en función de los factores que se tengan en cuenta. Aquí, para hacer la distinción más concreta, vamos a diferenciar en función del tipo de motor. 

Así pues, encontramos los siguientes tipos de motoazadas:

Motoazadas de batería

Un tipo de motoazada que no requiere cables de ningún tipo y que ha demostrado ser bastante práctico. Por lo general, estas suelen ser de baja potencia, pero a la vez muy fáciles de manejar y con una gran portabilidad. Además de todo eso, son de las más baratas que vas a encontrar.

Motoazadas de gasolina

El modelo más tradicional. Las motoazadas de gasolina tienen un sistema de arranque por cuerda muy común en la jardinería. Son más baratas e incluso más silenciosas que las de diésel, de hecho han demostrado tener una buena potencia y un consumo bien ajustado. Aun así, pueden ser demasiado excesivas para jardines pequeños.

Motoazadas de diésel

Las motoazadas de diésel son las más caras del mercado, pero también las más duraderas que hay y las más rentables gracias a lo barato que está el precio de su combustible. Son las más ruidosas y, a la vez, las más potentes. No obstante, cada vez se encuentran menos disponibles porque están quedando descatalogadas.

Motoazadas eléctricas

Las motoazadas eléctricas son perfectas para jardines de dimensiones reducidas, y también para aquellas personas que busquen algo silencioso, barato y fácil de llevar. El único problema que tienen es que su potencia es baja, algo a lo que hay que sumar también la dependencia de un cable para funcionar. Si tu jardín no es demasiado grande, estas pueden ser la clave.

Sabiendo los tipos que hay, la principal recomendación para jardines de pequeño o mediano tamaño es la motoazada de batería o incluso la eléctrica. Son ligeras, son muy manejables y, aunque puedan depender de un cable, siempre te van a resultar mucho más fáciles de utilizar gracias a su maniobrabilidad.

En el caso de tener un jardín grande en el que quieras dedicar una buena parcela a plantar algo, entonces sí es recomendable optar por un modelo de gasolina o de diésel. Como hemos señalado antes, estos últimos están quedando en desuso, por lo que la opción más adecuada es la de gasolina, en el caso de que seas alguien que está empezando con su jardín, no pierdas el tiempo buscando los modelos más caros y completos. Es más que suficiente con algo sencillo, fácil de manejar y de entender, que cumpla con su tarea principal, que no es otra más que levantar la tierra.

Busca algo duradero, sencillo y que no te cause problemas a la hora de moverte por tu jardín. Tu terreno ajardinado siempre será de tierra fácil de mover, por lo que no necesitarás probar cosas más contundentes como los motocultores.

Comentarios