• Viernes, 21 de Septiembre de 2018

¿Por qué coger un taxi es la mejor opción?

El taxi sigue siendo el transporte público más popular para la ciudadanía

¿Por qué coger un taxi es la mejor opción?
taxi
taxi

El taxi es uno de los transportes públicos más usados en la actualidad. Consiste en un vehículo de alquiler con conductor (llamado taxista), que ofrece sus servicios de transporte a una persona o grupo de ellas (generalmente a un grupo reducido de no más de 4 personas). A cambio de llevar a la persona a su destino deseado, el taxista recibe una compensación económica establecida. En esta web http://tele-taxi.es/ disponen de estos servicios.

Lo que diferencia el servicio de coger un taxi al de tomar otros transportes públicos, es que en el taxi es el pasajero él puede decidir dónde quiere ser recogido y cual desea que sea su destino. Este servicio es llamado “de puerta a puerta”. Además aporta más comodidad e inmediatez al pasajero, pues este no tiene que esperar ni estar pendiente de los horarios.

Existen varios formatos a través del cual un demandante puede adquirir los servicios de un taxi:

  • Por vía telefónica u online: Solicita por teléfono o app el servicio a una central. La central distribuye el mensaje y el taxista se presenta en la dirección indicada, (ya sea una casa, una oficina o un punto de recogida), en el menor tiempo posible, para recoger al solicitante y transportarlo donde este le diga.
  • Por vía de calle: Existen dos formas de pedirlo, uno consiste en que el futuro pasajero se acerque a una zona de recogida, que son puntos establecidos donde hay taxis esperando a un posible cliente. Y otra opción es parar a un taxista que se encuentre circulando por la vía en esos momentos y con el piloto verde de disponibilidad encendido.
  • Por contrato preestablecido: El cliente establece un contrato verbal con un taxista de su confianza. El pasajero siempre recurre al mismo taxista y llegan un acuerdo de pago en función de los servicios, ya sea por hora o por actividad.

La historia del Taxi de Madrid se remonta al siglo XVI. Fue durante el reinado de Felipe II, cuando comienzan a circular las primeras mulas de alquiler en la ciudad. Este modelo de negocio, en el que se utilizaban a las mulas para llevar personas o para transportar materiales, se considera el primer antecedente de alquileres de transporte en la ciudad.

Más tarde comenzaron a aparecer las sillas de mano, estas eran llevadas a pulso, por dos mozos jóvenes y fuertes, que sostenían cada uno por un lado la silleta y la movían por la ciudad con el sujeto dentro. Luego llegaron las literas empujadas por mulas, los populares coches de caballos, bautizados por el pueblo de Madrid con el nombre de Simones y el coche descapotable llamado Milord.

Alfonso XIII inaugura la primera línea de metro entre Sol y Cuatro Caminos, en ese momento aparece en la escena madrileña el auto-taxi. Los viandantes se acostumbraron rápidamente a él, y fue el adiós definitivo para los populares Simones.

Los primeros auto-taxis circularon por las calles de la ciudad a principios de siglo XX, y supusieron un gran acontecimiento social. Los años de la Guerra supuso una caída en este tipo de servicios debido al hambre y la escasez de recursos. Pero a partir de los años 50, la situación del taxi mejoró. Y hasta hoy sigue siendo uno de los servicios de transporte público más populares.

En la actualidad el servicio del taxi ha mejorado mucho, se han adaptado a los nuevos tiempos y ofrecen sus servicios a través de varias plataformas, ya sea telefónica u online, como es el caso de http://tele-taxi.es/. Gracias a las páginas webs y a las Apps, se puede solicitar el servicio de un taxista desde cualquier parte y en cualquier momento.

Ventajas de viajar en taxi

Existen una gran variedad de ventajas utilizar este tipo de transporte:

  • Ofrecen servicios de puerta a puerta. Recogen al usuario allá donde esté y lo llevan a su lugar de destino. El cliente se ahorra tener que caminar y además ahorra tiempo.
  • Puntualidad: Gracias al servicio de puerta a puerta, el demandante siempre llegará a tiempo a su destino, pues se ahorrará el tiempo de espera. El taxi hace un recorrido único y sin paradas, suponiendo esto una mayor velocidad.
  • Comodidad: Los usuarios se olvidan de aparcar, de los atascos, las multas y los retrasos. Los clientes viajan cómodos y sin preocupaciones, evitando conflictos innecesarios.
  • Seguridad: El servicio de taxista es uno de los más seguros. Son gestionados por una red que evita estafas y conflictos. Cuando llega la noche es mejor no ir solo por la calle, tomar un taxi es la mejor opción para llegar sano y salvo a casa.
  • Reservas: Los taxis ofrecen servicios de reservas previos. Si el cliente sabe a qué hora debe salir y a donde con anterioridad, puede solicitar la reserva de un taxi para esa hora. Él irá a recogerlo al lugar y en el momento que él haya solicitado.
  • Adaptabilidad: El cliente siempre tiene la razón, es por eso que el taxista se adaptará a las características y circunstancias de su pasajero.