miércoles 12/8/20

Estudian el suelo en busca de posibles restos arqueológicos de los Andrade

La posibilidad de ampliar hacia la calle San Miguel el mercado municipal, que el gobierno de Pontedeume todavía no ha descartado, obliga, según Patrimonio, a la realización de catas arqueológicas para deshechar la existencia de restos en el área en la que se pretende intervenir.

Un momento de los trabajos que ayer se realizaron en la plaza	polo
Un momento de los trabajos que ayer se realizaron en la plaza polo

La posibilidad de ampliar hacia la calle San Miguel el mercado municipal, que el gobierno de Pontedeume todavía no ha descartado, obliga, según Patrimonio, a la realización de catas arqueológicas para deshechar la existencia de restos en el área en la que se pretende intervenir.
Este proyecto comenzó hace unos días con la limitación de cuatro zonas de trabajo en el  interior de la plaza de abastos y otras dos de mayor tamaño en  su exterior, en un espacio a caballo entre el mercado y la calle ya mencionada. Las conclusiones finales no se conocerán  antes del mes de julio, si bien en el día de ayer ya eran visibles los primeros resultados. Estos se sitúan en los orificios abiertos en el exterior del mercado. Con ellos se trata de descartar la presencia en el subsuelo de cualquier resto o vestigio de la antigua capilla vinculada al pazo de los Andrade, una construcción medieval que hasta el siglo XX ocupó la superficie y algo más del mercado.   
 Restos de cimentaciones y de un muro de contención, así como una posible base de una construcción son algunas de las estructuras que han salido a la luz después de haber intervenido  a casi metro y medio de profundidad de la cota actual de la calzada. La apertura de estos cuadrados de cinco por cuatro metros también expone otras singularidades, como la presencia de restos de cerámica, huesos y conchas en las diferentes capas   del subsuelo.
Los trabajos continuarán hasta encontrar el terreno natural o posibles restos, tal y como explicó Emilio Ramil, arqueológo y responsable de la empresa contratada para la realización de las catas, Axa Arqueoloxía. Un equipo de cinco arqueólogos y dos peones trabajarán, al menos, hasta el día 7 de julio, en jornadas que comienzan a las ocho de la mañana y concluyen sobre las cuatro de la tarde.
 Hasta la próxima semana, la  labor de localizar posibles restos arqueológicos se ceñirá prácticamente a realizar y analizar los resultados de los sondeos que se acometen a la altura de la calle San Miguel, mientras que en fechas posteriores los trabajos se trasladarán al interior del mercado.
En este caso, el objetivo es descartar la presencia en el subsuelo del antiguo pazo de los Andrade.
Un total de cuatro catas, cuyas dimensiones son sensiblemente inferiores a las que están en el exterior, se distribuyen en los espacios comunes e instalaciones que hasta hace unos meses formaban parte de un mercado ahora vacío a la espera de la rehabilitación integral del edificio. Es dentro de esta actuación en la que tendría cabida la ampliación de unas instalaciones que el Concello considera importantes para adaptarlas a la legislación vigente. n

Comentarios