domingo 07.06.2020

Las alfombras Florais de Ares tendrán que esperar al próximo año

Los vecinos de la villa plantean decorar ventanas y balcones con flores el 14 de junio, día en el que tendría lugar la tradicional cita
Imagen de la edición del pasado año de la celebración aresana, que año tras año atrae a miles de visitantes | jorge meis
Imagen de la edición del pasado año de la celebración aresana, que año tras año atrae a miles de visitantes | jorge meis

La celebración de las Alfombras Florais de Ares también tendrán que esperar al próximo año. La crisis actual provocada por la pandemia del Covid-19 ha obligado a la Asociación de Alfombras de Ares a suspender la cita que estaba prevista para los días 13 y 14 del próximo mes de junio. 

Con gran pesar, pero plenamente conscientes de la situación y de que por encima de todo está la salud de las personas, la entidad organizadora anunciaba hace unos días la inevitable decisión. Una decisión, destacaban, “inédita, sen precedentes nos case corenta anos que se leva desenvolvendo esta tradición aresá, convertida en Festa de Interese Turístico de Galicia desde o ano 2011 e que leva a coñecer Ares ao longo da xeografía nacional”.

Tal y como manifestaron a través del comunicado, una de las principales características del encuentro, que cada año reúne a miles de personas en el municipio, es el contacto social, “tanto das mans que a preparan como dos ollos que as gozan”. Por ello, y a pesar de que “me consta que el pueblo está muy disgustado”, la presidenta de la asociación, Teresa Muíños, apela a coger fuerzas para la celebración del próximo año.

Respuesta
El anuncio de la suspensión del evento a través de las redes sociales motivó ya desde el primer momento, por parte de vecinos y vecinas del municipio, una iniciativa para decorar con flores las ventanas y balcones del pueblo durante el fin de semana en el que se tendrían que celebrar las alfombras, para mantener así, de alguna forma, el espíritu de una de las citas más importantes del año en la villa aresana. 
Tal y como ayer destacaba Teresa Muíños, son muchas las personas que cada año colaboran en la celebración.

De forma activa lo hacen normalmente una media de entre 20 y 30 por cada uno de los seis tramos en que se dividen los mantos florales, a los que la propia noche de confección de las composiciones se unen centenares de personas.

Y es que los preparativos, recuerdan desde la entidad organizadora, empiezan mucho antes. La organización se pasa meses eligiendo temas y buscando fincas y colaboradores mientras que, durante un mes entero, “os nosos maiores pasan horas e horas sentados xuntiños cortando e preparando o material”.

Los niños y niñas juegan también un papel protagonista en esta celebración, pues ayudan en la colocación de las flores sobre las alfombras en una noche para ellos también muy especial.

Así, pues, y aunque este año no podrá ser, la organización mira ya hacia la edición de 2021 para seguir sorprendiendo con su creatividad a los visitantes de esta colorida tradición.

Comentarios