Menos por más o por igual precio

los fabricantes de productos alimentarios han optado por dar menos cantidad de producto al mismo precio, algo que no es nada delictivo. Lo que sí tiene delito es que haya un ministerio de Consumo que no se preocupe de que los fabricantes pongan un etiquetado en letras grandes, para que cualquier persona, con vista de águila o de topo, pueda leerla sin problemas. Los compradores se quejan de que tengan que saber el peso de la bolsa de congelados a ojo y que se acabe metiendo en la sartén algo que debería de ir al horno. Así bajaría la cesta de la compra, con que alguien se preocupe de ella. foto: estantería | efe 

Menos por más o por igual precio

Te puede interesar