La nieve y el viento de la borrasca “Barra” hicieron más difícil el regreso del puente

Un coche circula entre la nieve en la provincia de Lugo | EP
|

La borrasca “Barra”, con rachas de viento fuerte y precipitaciones en forma de lluvia y nieve, complicó el final del puente vacacional más largo del año y afectó a setenta carreteras, cinco de ellas de la red principal.


La Aemet decretó el nivel naranja de alerta naranja en siete comunidades autónomas: en Asturias, Cantabria, Galicia y el País Vasco por nieve y fenómenos costeros; en Castilla y León por nieve y viento, y en Andalucía por viento y fenómenos costeros. La comunidad que reunió más avisos fue Cataluña, con fuertes vientos, nieve, fenómenos costeros y posibilidad de aludes. En esas siete comunidades se mantendrá ese nivel de alerta durante buena parte de la jornada de hoy.


En todas las demás comunidades, la Aemet decretó el nivel amarillo de alertas por viento, nieve o fenómenos costeros.


Carreteras afectadas

El temporal de nieve afectó a un total de 70 carreteras, cinco de la red principal y 65 de la red secundaria, de las que trece tuvieron que ser cortadas y en otras 46 es requerido el uso de cadenas o neumáticos de invierno, según fuentes de la Dirección General de Tráfico (DGT).


En general, la situación es más desfavorable en el norte de España, principalmente en las comunidades autónomas de Aragón, Asturias, Cantabria, Castilla y León y Navarra.


De acuerdo con la información facilitada por la Dirección General de Tráfico, que había pedido a los conductores que adelantasen el regreso del puente ante la previsión de mal tiempo, a media tarde había un total de ochenta kilómetros de carreteras cortadas y más de 500 en nivel rojo (prohibido el tráfico camiones, vehículos articulados y autobuses y obligación del uso de cadenas o neumáticos de invierno para los demás), todos en el norte peninsular y ninguno de ellos en la red principal.


Las próximas horas continuará el paso del frente que dejará también chubascos generalizados, abundantes y con alguna tormenta ocasional en Galicia, Cantábrico y Pirineos y algo persistente en el litoral cantábrico.


Pero las nevadas dejan buenos resultados para algunos sectores, como en Sierra Nevada donde han cerrado el puente de la Constitución y la Inmaculada con un 76% de ocupación y casi 55.000 personas entre visitantes, esquiadores y resto de usuarios. 

La nieve y el viento de la borrasca “Barra” hicieron más difícil el regreso del puente