Dividir La Rioja

|

Soy bebedor de vino, y jamás me planteé si el excelente vino de La Rioja que estaba bebiendo procedía de La Rioja Alavesa o de La Rioja a secas. Curiosamente, tengo la intuición de que las viñas no saben el nombre del territorio en el que se encuentran, y que eso les sucedes desde hace varios siglos.


Es más, estoy convencido de que las vides no sólo ignoran qué es La Rioja, sino que, además, es bastante probable que no tengan ni puñetera idea de qué es el País Vasco. Menos mal que el Partido Nacionalista Vasco está dispuesto a enmendar esta ignorancia y se encuentra preparado para recorrer los viñedos y explicarles a las vides, una a una, a que territorio pertenecen.


Bajo la bonita consigna de “Dígame usted dónde hay una solución que yo seré capaz de encontrar un problema” el PNV se va a enzarzar en una extraña reivindicación, que no va a afectar a la calidad del vino, pero puede que afecte a la reacción de los que compran el vino.


Porque estamos viviendo unos tiempos tan atosigantes y catetos con esto del nacionalismo, que ya he escuchado un par de veces, desde que escuché la iniciativa, dos expresiones palmarias que manifestaban que si la tontería contemporánea se llevaba a cabo, iban a dejar de comprar vino de La Rioja Alavesa. A mí eso me parece una estupidez, pero, claro, es una estupidez como reacción a la estupidez primigenia de dividir un nombre y una marca que ya está consolidada en España y en el mundo.


¿Serán mucho más felices los vascos, cuando exista un Consejo Regulador de La Rioja Alavesa, inlcuidos los abstemios? Confieso que no lo sé. Pero de lo que estoy convencido es que como la estupidez es contagiosa, podría suceder que la reacción al boicot del vino de La Rioja Alavesa se extendiera más de lo que sería menester, con lo cual aportaríamos un punto de vinagre al vino, y ya sabemos que el vinagre es el vino estropeado. Pero no hagan caso del sentido común y sigan con sus catetadas, y explíquenle a las vides de Laguardia lo que no sabían. A lo mejor las vides lo entienden, pero si bajan las ventas puede que a los bodegueros les cueste mucho más entenderlo.

Dividir La Rioja