lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

El Tibidabo, el parque de atracciones más antiguo de España, cumple 120 años

El espectáculo 'La noche de las almas' del Tibidabo por Hallowee/EP

El parque de atracciones del Tibidabo de Barcelona, que se inauguró el 29 de octubre de 1901, el más antiguo de España y entre los cinco más longevos de Europa, prepara una gran celebración para conmemorar su 120 aniversario, doce décadas de vida conservando emblemáticas diversiones en la montaña de Collserola.


El Tibidabo, que cuenta con un histórico museo de autómatas, considerado una de las mejores colecciones del mundo y que incluso Walt Disney intentó comprar ofreciendo un cheque en blanco en 1957, editará un billete de entrada conmemorativo.


La celebración, pospuesta este sábado por la lluvia, prevé estrenar una nueva experiencia, el Tibitour, una visita guiada que enseñará toda la parte histórica del recinto y, por ende, de la capital catalana.


Mario Farran, que tiene 80 años y trabajó 43 en el parque del Tibidabo, primero como aprendiz en el Tranvía Azul y después como mecánico de mantenimiento en el funicular, que fue la primera atracción (en 1901), ha explicado con emoción a Efe: "El Tibidabo ha sido toda mi vida, pasé los mejores años, soy un enamorado de la pequeña mecánica y estoy enamorado del museo de autómatas", de cuyo mantenimiento también se encargó durante unos años.


Farran, que aún vive en un apartamento situado en la estación inferior del funicular del Tibidabo, espera que la celebración le sirva para encontrarse con sus antiguos compañeros de trabajo, "los que siguen vivos, para compartir con ellos vivencias".


El nuevo funicular del Tibidabo, 'la Cuca de Llum', estrenado recientemente, es para Farran "un prodigio de tecnología" que le "encanta y fascina" porque "tiene un sistema de seguridad fantástico y piloto automático, y además es muy bonito iluminado".


Sin embargo, confiesa que, "como mecánico y enamorado de la pequeña mecánica, me encantaba estar en el museo de los autómatas, era mi parte favorita".


Historia en una montaña mágica

El Tibidabo, al que solo superan en antigüedad en Europa, el Dyrehavsbakken de Dinamarca (1583), el Prater de Viena (1766) y el Gardens Tívoli de Copenhague (1843), empezó a construirse el 16 de junio de 1900, impulsado por el doctor Salvador Andreu, y abrió sus puertas el 29 de octubre de 1901, con la presentación de las instalaciones del Funicular y se dio a conocer como la "Montaña Mágica".


La primera década se caracterizó por pequeñas diversiones como telescopios, prismáticos, columpios, juegos de bolos, espejos, autómatas o estación de palomas mensajeras.


En 1915 inauguró su primer ferrocarril aéreo, que fue el inicio de las grandes atracciones del parque, y un año más tarde habilitó algunas salas para acoger una exposición temática sobre la Primera Guerra Mundial.


En 1921 se construyó la emblemática Atalaya, una imponente estructura metálica de 50 metros de altura que asciende a los visitantes hasta situarlos a 551 metros sobre el nivel del mar, una atracción única en el mundo, que en sus inicios incluso forjó la leyenda de atribuirle propiedades curativas, como que los niños con tos ferina se curaban si estaban unos minutos en aquellas alturas.


En 1928 el parque instaló el primer simulador de vuelo, una réplica del avión que hizo el vuelo Barcelona-Madrid, que aún hoy es uno de los emblemas del Tibidabo.


En la década de los años 50 se crearon numerosas atracciones como el teleférico, las ollas voladoras, el tren miniatura, los coches eléctricos, el castillo encantado y la casa de las sorpresas.


En 1953 se instaló la primera gran noria del parque y en 1961 la montaña rusa.


El presidente del Parque de Atracciones Tibidabo SA (PATSA), que es el concejal Albert Batlle, destaca que, desde su inauguración, el parque "se ha consolidado como un parque comprometido con la sociedad y actualmente colabora con más de 14 entidades y fundaciones en labores solidarias".


En este sentido, Matilde Jiménez, que durante 40 años fue la encargada del restaurante del Tibidabo "El Aeroport", ha recordado para Efe que una de las experiencias más bonitas de su etapa como trabajadora era "cuando venían al restaurante asociaciones con niños con enfermedades; entonces yo misma les sacaba la comida, me acercaba a su mesa y les daba un fuerte abrazo, era muy emotivo".


En 120 años de historia la única tragedia que ha vivido el parque tuvo lugar en 2010 cuando cayó el mástil de la atracción de El Péndulo y una joven de 15 años falleció en el accidente, mientras otros tres menores resultaron heridos.


"Fue horrible, un día que jamás olvidaré, un antes y un después para el parque porque nunca había pasado nada así", recuerda conmovida Jiménez.


En 2015, el juzgado de lo penal número 22 de Barcelona condenó a penas de entre un año y medio y dos años de prisión y hasta dos años de inhabilitación profesional a las 10 personas acusadas de fallos en el diseño del anclaje, en la instalación, en el mantenimiento y en la fabricación de El Péndulo, atracción que fue eliminada del parque. 

El Tibidabo, el parque de atracciones más antiguo de España, cumple 120 años

Te puede interesar