Los vecinos de A Graña reclaman alternativas para aparcar en el barrio

Todo el barrio cuenta con prohibición de aparcar, salvo pequeños espacios de la autoridad Portuaria y de Defensa | daniel alexandre
|

Desesperados, los vecinos del barrio de A Graña aseguran que tendrán que tomar medidas para presionar de alguna manera al Concello con el fin de conseguir que se tome en serio un problema que no es nuevo, pero que se ha complicado con la expedición continua de multas, el del aparcamiento.

Con un parque de vehículos para unos 500 vecinos del barrio, ninguna calle de A Graña permite estacionar, por lo que dejar el coche bien aparcado es casi un “milagro” que solo se ve paliado por unas pequeñas zonas de estacionamiento libre en parte del muelle –propiedad de la Autoridad Portuaria– y en un espacio en la plaza Pardo de Cela –propiedad de Defensa–. Además, no es posible la construcción de garajes en zonas que no tengan vivienda ni en casas rehabilitadas que no dispongan de él, al formar parte de un Área de Rehabilitación Integral.

La Asociación Vecinal del barrio, que preside María Cortabitarte, convocó una reunión para abordar este tema, para el que urgen una solución. Recuerda la presidenta que no se puede aparcar en toda A Graña, desde el inicio del camino viejo hasta la carretera a San Felipe, ni en la calle Blanco Amor, entre otros espacios. La medida no es nueva y hasta el momento los residentes estacionaban en algunos momentos en zonas prohibidas que no ocasionaban molestias, ante la falta de aparcamientos, limitándose las mayores aglomeraciones a los meses de verano. Tampoco había grandes problemas con el paso de los autobuses. Sin embargo, explican los vecinos, la nueva concesionaria, con nuevos conductores, denunció la situación y se comenzaron a poner multas. “A las 8.30 de la mañana, incluso, cuando no hay problemas de tráfico”, explica la representante vecinal. Los vecinos reclaman zonas de aparcamiento y ellos mismos han trasladado al Concello algunas propuestas, que pasan por las negociaciones con propietarios de parcelas en la zona para habilitarlas como estacionamiento o la adecuación de la calle Real Alta como de dirección única, lo que permitiría que en el margen pudiesen aparcar vehículos.

Esta última opción parece que puede avanzar pero no ha habido ningún tipo de contacto con los propietarios de los terrenos, según la AVV. Esta habla de “dejadez de funciones” por parte del Concello al indicar que no es un problema menor y que viven a diario con la “espada de Damocles” que suponen las posibles multas. 

Los vecinos de A Graña reclaman alternativas para aparcar en el barrio