Comienza la recuperación de la fuente de San Roque, del siglo XVIII

Ayer se iniciaron las primeras tareas de lavado de la piedra de la escultura | jorge meis
|

Los trabajos de limpieza y mejora de la fuente de San Roque, de finales del siglo XVIII, ya han dado comienzo con el fin de recuperar esta escultura pública de la ciudad así como el entorno que la rodea, tanto el muro y la balaustrada como los laterales, evitando el aparcamiento con bolardos y maceteros que ensalzan el monumento.


La actuación tiene un coste de más de 18.600 euros y el proyecto de actuación fue presentado ayer por la concejala de Servizos y Obras, Ana Lamas, a los grupos municipales en el seno de la comisión de Urbanismo, además de personarse con los responsables de la ejecución de la obra en la zona para ver cómo se iniciaban las primeras tareas de limpieza. Estas empezaron con un lavado con agua y jabón neutro y el rascado manual con cepillos no abrasivos. La actuación incluye, además, el rejuntado de la sillería con mortero tradicional y el suministro del molde de reproducción de las macetas existentes así como la colocación de otras nuevas en los laterales del muro. Más bolardos de piedra, ya que muchos de ellos han sido destrozados por el aparcamiento en el entorno de la fuente, y la colocación de iluminación LED para potenciar el monumento completan la intervención.


La responsable de Obras recordó que se trata de una de las esculturas públicas “máis antigas e máis representativas da nosa cidade” y apuntó que la actuación busca “recuperar todo o seu esplendor e poñer fin ao deterioro”.


La intervención abarcará también la limpieza, mejora y pintado –con colores suaves, acordes con el entorno, donde se encuentra la casa Antón, obra de Rodolfo Ucha– del muro y la balaustrada de hormigón y la sustitución del portalón metálico.

Comienza la recuperación de la fuente de San Roque, del siglo XVIII