Esta es la nueva normalidad

Vacas en una aldea | aec
|

Unos cinco mil madrileños decidieron convertirse en gallegos de adopción desde que comenzó la pandemia. Escapaban de la gran ciudad y encontraron en esta tierra su lugar ideal para vivir. Del mismo modo, cientos de gallegos optaron por escapar de las ciudades y buscar refugio en el rural, algo que se vio potenciado con el teletrabajo y la posibilidad de ahorrarse los continuos viajes a la oficina. Está claro que eso que en su día Sánchez bautizó como la nueva normalidad va a ser muy diferente a la que conocíamos. Tendremos menos aglomeraciones y un ritmo, tal vez, un poco menos frenético.

Esta es la nueva normalidad