Diez proyectos de parques eólicos en la comarca tramitados por Madrid no pasan el filtro de la Xunta

Imagen de una charla informativa promovida por el Concello de Moeche sobre el parque homónimo | jorge meis
|

El proceso de instalación de nuevos parques eólicos en la comarca de Ferrolterra tramitados por el Gobierno central por superar los 50 MW de potencia se está atascando en los despachos de la administración autonómica, que, como parte interesada, está facultada para emitir un informe sobre la adecuación de los generadores y sus infraestructuras de evacuación a la normativa sectorial.

Son ya diez los proyectos que en la fase de información pública de sus respectivos estudios de impacto ambiental y de solicitud de autorización administrativa previa han recibido un dictamen desfavorable de la Xunta, principalmente por los dos mismos motivos: estar fuera de las áreas de desarrollo eólico autonómicas y afectar a espacios protegidos por la Red Natura.

En la última semana se confirmaron los reparos de la Dirección Xeral de Planificación Enerxética e Recursos Naturais al parque Moeche –de 53 MW y presentado por Enel Green Power–, tal y como había adelantado su responsable, Paula Uría, a la regidora Beatriz Bascoy en una reunión que tuvo lugar a finales de julio.

En las últimas horas, otras dos iniciativas han corrido la misma suerte: las denominadas Badulaque y Santuario. La primera, de 90 megavatios, se localizaría íntegramente en Ferrolterra, en concreto en los concellos de Cedeira, Valdoviño, San Sadurniño, Moeche, Cerdido, As Somozas y As Pontes, mientras que el de Santuario –de 180 MW y el más grande del conjunto de seis que promueve la misma empresa en la provincia, con una potencia total de 611– solo afectaría a este último en la comarca, además de a los municipios lucenses de Xermade, Vilalba y Guitiriz.


Solapamiento


Estos tres parques se suman a los otros siete proyectados en la zona que ya han sido informados desfavorablemente por la Xunta: Pena do Corvo, Taboada, Roidiz, Carbeira, Gondre, Caaveiro y Tesouro. Su potencia se aproxima a los 800 MW.

Los motivos de los informes negativos son muy concretos, aunque en algún caso, como es el de Moeche, también se ha tenido en cuenta su solapamiento con otra iniciativa cuya autorización corresponde a la Xunta, el parque de “Tormenta”.

En todo caso, la Xunta ha venido manteniendo un posicionamiento único en relación con los proyectos que las promotoras han presentado al Gobierno central en los últimos meses, es decir, que la apuesta por un “desenvolvemento das enerxías renovables a través de proxectos conte coas máximas garantías técnicas, xurídicas e ambientais”.

En esa línea, rechaza la implantación de aerogeneradores fuera de las áreas establecidas en el Plan Sectorial eólico de Galicia, aunque este documento contempla excepciones cuando las iniciativas presentadas “teñan clara incidencia territorial pola súa entidade económica e social e posúan unha función vertebradora no territorio”. Tampoco tendrán el beneplácito de la Xunta aquellos que pretendan invadir espacios de la Red Natura.

El resultado es que, junto con los diez que afectan a Ferrolterra, otros 37 proyectos que suman una potencia de casi 3.500 MW han sido informados negativamente por la administración autonómica 

Diez proyectos de parques eólicos en la comarca tramitados por Madrid no pasan el filtro de la Xunta