Belén Toimil: “Me veo capaz de superar mi límite y estar en la final”

La de Mugardos mostró su emoción al entrar por primera vez en el estadio olímpico
|

Cuando en febrero de este año Belén Toimil sabía que los 17.86 metros lanzados en ese Nacional por clubes no son su límite, “aún queda mucho por venir”, declaraba a este diario, la de Mugardos parecía tirar de sus dotes de clarividencia –más bien de su conocimiento de su trabajo y potencial– para adelantarse a lo que estaba por venir. Un récord de España firmado en marzo en el Estatal –18,52– y una nueva mejor marca nacional poco más de tres meses después –18,80– en Castellón. Hagan números, casi un metro más en cuatro meses y, además, billete para Tokio.


Una ciudad en la que la local lleva varios días aclimatándose y entrenando de cara a la, esperemos, primera, gran cita en tierras niponas, la tirada de clasificación de hoy –12.25 horas en la península– en la que ¿adivinan cuál es la distancia del corte para acceder a la final? Pues sí, precisamente los 18,80 metros que la de la villa ostenta como mejor registro personal. En su camino hacia el supermercado de la villa olímpica –para comprar adorables peluches-, Toimil nos cuenta sus sensaciones previas antes de la competición, cómo está viviendo toda esta increíble experiencia, y lo hace como siempre, con una naturalidad, simpatía y viveza con la que casi casi podemos sentir un poquito de Tokio aquí.


Su gran progresión ha demostrado que no hay limites ¿superará el suyo en Tokio?

Ojalá, la marca que me piden para pasar a la final es mi marca personal, 18,80, el récord de España. Yo me veo capaz, pero luego la competición, los nervios, que solo tienes tres tiros, verte en la situación... ya se verá lo que ocurre. Me veo confiada y voy a intentar hacerlo lo mejor que pueda.


¿Cuáles han sido sus sensaciones en los entrenamientos?

Muy buenas. Los primeros días, obviamente, es la adaptación, el calor, un viaje tan largo... El primer día que lancé miré el móvil y pensé “¡estoy lanzando y son las cuatro de la mañana en España, qué es esto!. Me encuentro bien, lanzando muy guai, pero me preocupa un poco la técnica, porque tengo ciertos problemas para quedarme dentro del círculo. Pero por lo demás bien, estoy chisposa, potente y lanzando muy lejos. Si sale uno válido como tiene que salir, pues tengo buenas sensaciones.


Y, cuéntenos, ¿qué sintió al llegar a Tokio, al estar ahí, en la villa, en el estadio...?

Estos días han sido un cúmulo de emociones: primera vez que pisas la villa, primera vez que entras en la habitación, que vas al comedor... Y, ya ayer, cuando pisé el estadio, ¡es que fue abrumador, no me esperaba sentir eso!. Un poco también es lo que implica estar en este estadio, el estadio de los Juegos Olímpicos, mis primeros Juegos.. ¡todo lleno de aros!. Es que fue una cosa que ¡se me ponen los pelos de punta!


También agradezco haber podido ver el estadio antes de competir para que no me ocurra cuando salga a competición. Así ya “flipé” ayer y ahora concentrada a tope. Para mí es pura ilusión estar aquí. Voy a intentar hacerlo lo mejor que pueda, pero si no lo consigo igualmente estoy disfrutando muchísimo, eso me llevo.


¿Y qué es lo que más le ha llamado la atención?

Me gusta que, por ejemplo, en el equipo español somos todos del mismo equipo. Da igual si eres Pau Gasol o quien sea, que te cruzas con alguien con la ropa de España y saludas, y es como superguai sentir que formas parte del mismo equipo que todos estos grandes. Ver a toda la gente de todos los países, estar comiendo en el comedor y dos mesas más atrás, como le pasó a un compañero, ¡que esté ahí Djokovic cenando! (ríe)


Y para finalizar, ¿puede contarnos de primera mano cómo son las denominadas “camas anti-sexo”?

Yo tenía algunas dudas, algo de miedo, porque yo no peso precisamente 60 kilos, así como yo te puedo decir de mí, había lanzadores que también tenían esa preocupación, pero ¡para nada, son superduras!. De hecho, los primeros días me costó adaptarme de lo duras que son, y no las he probado en otras circunstancias así que (ríe). De momento para dormir está muy bien.


Un descanso que, sin duda, le vendrá muy bien a la mugardesa a la que, por cierto, sus paisanos de la villa podrán seguir y apoyar en una pantalla gigante que se colocará al lado del Concello, a la espera de que su atleta rompa de nuevo límites.

Belén Toimil: “Me veo capaz de superar mi límite y estar en la final”