Sujétame el cubata

|

En abril de 2018 escribí en esta sección un artículo titulado “A por ellos, oé”, criticando que la justicia española acusara a los presos del Process nada menos que de rebelión y sedición. Los promotores de la intentona secesionista, podían y debían ser juzgados por otros delitos que aún siendo graves, comportaban menores penas de prisión, pero todo se contaminó por el clima de clima de histeria que recorría nuestra geografía política, y se impuso el “sujétame el cubata, que los empapelo”. Era cuestión de tiempo que llegase al Tribunal Europeo de Derechos Humanos la demanda de los independentistas, y el reloj ya ha empezado a correr. Tardará entre uno y tres años, pero nuestra cúspide judicial ya se está poniendo la venda antes de la herida, y es que el nuevo varapalo que presumiblemente nos propinará Europa, oxigenará el mensaje independentista sobre la parcialidad de nuestros jueces.

Sujétame el cubata