El cuerpo pide lo que pide

|

Evitar una pena de prisión parece un motivo de peso para ingresar en una clínica de desintoxicación, pero a Ernesto de Hannover el cuerpo le pide lo que le pide y apenas ha tardado unos días en hacer una escapadita a Ibiza, donde se le ha visto cerveza en mano con unos amigos en un conocido local de la isla. Eso es quitarse el gusanillo a lo grande, inmortalizado incluso por cámaras de televisión. Lo que a lo mejor no ha contemplado el ex de Carolina de Mónaco son las posibles consecuencias penales de su desquite. Ya le han podido saber bien las cervezas, que igual le salen caras. FOTO: Ernesto de Hannover | efe

El cuerpo pide lo que pide