Sabela Cagiao: “Esta historia es mitad real, mitad ficticia; dejo al lector que decida cuál es cuál”

La autora de “Gomets”, en el monasterio de O Couto | j. meis
|

Hace ya tres años, cuando perdió su empleo, que Sabela Cagiao Branco decidió crear una historia que venía maquinando desde hacía mucho tiempo. “Gomets”, publicado por Diversidad Editorial, es el resultado de ese proceso en el que esta vecina de Narón se sumergió para contar la historia de Bely/Adela, una niña de la parroquia de O Couto a la que el lector acompañará en su periplo vital desde los 9 hasta los 25 años.


“Empezó siendo una historia muy personal”, explica Cagiao, “a pero le fui añadiendo partes imaginarias y situaciones reales que vivimos en esta zona en esos años –década de los 80 y 90–, con la crisis en los astilleros, etc”.


Aunque el tema principal, subraya la autora, es el amor y la amistad, la incorporación de distintos co-protagonistas le ha permitido abordar otros asuntos como “el aborto, el suicidio, la enfermedad o la muerte”, apunta Sabela Cagiao. “Creo que con ellos, y con la transformación de Bely en una nueva personalidad, la trama se complica y, a la vez, se enriquece y embellece”.


El contexto –la comarca en esos años– en que se desarrolla la historia invita a discernir qué carga autobiográfica hay en “Gomets”. “Suelo decir”, sostiene la autora, “que es mitad real, mitad ficticia. Yo opto por dejar al criterio del lector la decisión de cuál es cuál. Quien me conozca, lógicamente, sabrá qué trama es la real y cuál es la ficticia, pero la que no me conozca se va a sentir identificada con partes de esa historia que pueden ser o no reales”.


Primera edición agotada

La salida de Cagiao al mundo editorial no ha podido comenzar con mejor pie. Los cien ejemplares de su “Gomets” se han vendido íntegramente y en estos momentos está en imprenta una segunda edición corregida. “Estoy muy contenta, en una nube, por la acogida y la respuesta de la gente y, al mismo tiempo, me da un poco de respeto no saber corresponder ese afecto”, explica la autora antes de agradecer a su editor su implicación. “Tengo que destacar el trabajo de Javier”, apunta, “que me ha tutelado en todo este proceso y apostó muy fuerte por mí desde el principio”. De hecho, señala, le sugirió variar el final del texto presentado y le ha propuesto dar continuidad a la historia de Bely/Adela. “Cambiamos el final con esa idea”, explica. En el confinamiento, Sabela Cagiao aprovechó precisamente para escribir una segunda parte que se publicará en unos meses y que está ambientada en tiempos de pandemia.


Mientras no llega, “Gomets” seguirá su camino. En estos momentos tiene ya cerrada una nueva presentación, que tendrá lugar en el local social de O Alto el 9 de julio, y más adelante, con fecha aún por concretar, también en Cedeira. Los “Gomets” de Sabela Cagiao siguen, pues, pegándose en los hogares de Ferrolterra.

Sabela Cagiao: “Esta historia es mitad real, mitad ficticia; dejo al lector que decida cuál es cuál”