Cientos de hogueras pusieron luz a un San Juan más abierto pero todavía con limitaciones

Los fuegos se prendieron en fincas privadas, donde hubo reuniones en formatos reducidos | n.v.
|

La noche de San Juan de 2021, pese a que seguían en vigor las prohibiciones de hacer hogueras en el espacio público, tuvo un tono muy diferente al de hace un año. La Xunta permitía ayer hacer fuegos no solo en espacios particulares, lo que abrió la puerta a hosteleros, asociaciones y entidades varias a plantear opciones de disfrutar de la tarde-noche, siempre cumpliendo las medidas sanitarias. Es lo que hicieron, por ejemplo, en el Club de Campo, con gastronomía (incluyendo pulpeiras de O Carballiño) y tres hogueras, dos para los más pequeños y una para adultos. El churrasco y las sardinas volvieron a las mesas en una fiesta diferente pero más parecida a lo que recordamos.


También hay ahora más permisividad en cuanto a reuniones, que no tienen límite en espacios privados y que pueden ser de hasta 15 personas en el exterior. La mayoría de las playas no estaban acordonadas aunque se prestó una vigilancia especial a estas zonas. Aumentaron los encuentros en fincas, ayudados por el cada vez mayor número de personas vacunadas.


Las peticiones de permisos para hacer hogueras se han disparado. El Concello de Ferrol registraba unas 350 y en Narón medio millar, que además se geolocalizaban para actuar más rápido en caso de incendio.

Las otras tradiciones de la noche, como la de reunir hierbas aromáticas y dejarlas en agua hasta la mañana siguiente, para lavarse con sus mágicas propiedades, se mantuvo. El Centro Comercial Odéón no se olvidó, como cada año, de repartir ramitos entre sus clientes para así ayudar a mantener esta costumbre.

Cientos de hogueras pusieron luz a un San Juan más abierto pero todavía con limitaciones