La galleguización de Escotet abre una gran oportunidad para o país

|

LOS repartidores de carnés de pureza de sangre miraron de esguello a Juan Carlos Escotet cuando se hizo con el control de aquel cadáver que era Novagalicia Banco. Non nacera nunha cidade nin nunha vila do país y eso ya lo hacía sospechoso. Pero solo hay que fijarse un poco en lo que ha ido haciendo con Abanca –cerró marzo con un beneficio de 153 millones–, hay motivos más que suficientes para considerarlo un dos nosos. Es más, el banco es ya un pilar básico de la economía de Galicia, para la que acaba de recuperar el Pastor Servicios Financieros, y donde el sector financiero prácticamente no existe. Parece, pues, conveniente que no se regateen esfuerzos, no solo desde las administraciones, sino también por parte de quienes duermen envueltos en una estreleira, para que Escotet eche raíces definitivamente na terra. FOTO: juan carlos escotet | aec

La galleguización de Escotet abre una gran oportunidad para o país