La clave para que vacunarse no duela

|

Ahora que se acerca el momento de ponerse la vacuna del coronavirus hay quien empieza a tener más miedo a la aguja que a los posibles efectos secundarios. Pero ya han venido los investigadores de la Universidad de California a tranquilizarnos. Han descubierto que si uno sonríe mientras le pinchan el dolor se puede reducir hasta un cuarenta por ciento. Pero tiene que ser una sonrisa de las de verdad, de esas con las que se forman arrugas alrededor de los ojos. La explicación es que los nervios faciales envían un mensaje al cerebro diciendo que estamos felices. Por probar no perdemos nada. FOTO: un pinchacito | aec 

La clave para que vacunarse no duela