Kiko Veneno es como el Tío Gilito

|

KIKO Veneno, que volando va y volando viene desde que es conocido, debe hacer los desplazamientos en un jet privado; nada de una furgoneta mugrienta como la mayoría de los músicos. Al menos, eso hay que pensar tras su última confesión: “Para ser anticapitalista hoy, hay que ser un poco imbécil”, que remacha con otra perlita mercantil: “El dinero es una de las cosas más bonitas y sagradas que existen”. Si en vez de haber nacido en Figueres –la pela es la pela– y haberse recriado en Andalucía, llega a venir al mundo en Oklahoma, ahora mismo sería el secretario del Tesoro de Donald Trump. FOTO: kiko veneno | aec

Kiko Veneno es como el Tío Gilito