Llegan las medidas especiales contra el coronavirus

|

Desde luego, si no querían que cundiera el pánico no se puede decir que lo hayan hecho muy bien. En este país hemos pasado de que eso del coronavirus no es más que una gripe que se lleva por delante a enfermos y ancianos a cerrar todos los colegios, guarderías, centros de formación profesional y hasta universidades de Madrid, para frenar los contagios. Nosotros, que llamábamos exagerados a los italianos, vamos ahora y hacemos lo mismo. Bueno, casi, porque lo hacemos peor. Allí, en Italia cerraron los centros educativos pero también el Estado se hace cargo del salario de uno de los progenitores para que cuiden a los niñas en casa. Sin embargo, ahora en Madrid hay un millón y medio de chavales condenados a convivir con sus abuelos mientras sus padres trabajan y, precisamente el de los abuelos es uno de los colectivos más vulnerables a la enfermedad. Eso sí, podemos estar tranquilos al saber que el presidente del Gobierno por fin se ha puesto a trabajar en este asunto. Parece que hasta ahora estaba muy ocupado. FOTO: el ministro de Sanidad, Salvador Illa | efe

Llegan las medidas especiales contra el coronavirus