Todos a la calle en un plis plas

|

La junta de tratamiento de la cárcel de Lledoners lo ha conseguido más rápido que nadie. Josep Rull y Jordi Turrull, los dos últimos condenados por el intento de golpe de Estado en Cataluña, ya pueden salir de prisión. Lo harán de lunes a viernes durante doce horas, en principio, para trabajar (aunque muchos crean que en su vida dieron un palo al agua). Es decir, que a estas alturas, gracias a la transferencia de prisiones, los secesionistas están ya en la calle, rehabilitados por las autoridades autonómicas y pasándose por el arco de sus caprichos una sentencia que, desde luego, no van a cumplir. FOTO: Josep Rull | aec

Todos a la calle en un plis plas