Jugando con los calendarios

|

LOS mareantes coruñeses no cayeron en la tentación de asegurar que ellos no harían las cosas como los de la casta, pero, desde luego, les gustó ponerse la etiqueta de “nueva política”, que tanto se llevaba por aquel entonces. Ahora, dos años después, parece que han aprendido bien los modos esos que ellos querían erradicar y hasta buscan imitar esa norma no escrita por la que las grandes obras de una ciudad se inauguran cerca de la fecha de las votaciones. Son muchos los proyectos que empiezan ahora y que tienen un ajustado programa de ejecución que permitirá cortar las cintas inaugurales muy cerca de los comicios. FOTO: xulio ferreiro

Jugando con los calendarios