La infame tortura de ser deportivista

|

SI paciente es quien tiene paciencia, pero también quien se encuentra bajo atención médica, es difícil saber cuál de las dos acepciones se ajusta más a la condición de aficionado del Deportivo. ¡Qué dura está siendo la temporada! Entre que los jugadores son como son, que sufren resbalones lamentables, que los postes juegan en su contra, que el entrenador monta un trivote inexplicable... no hay manera de dar el paso decisivo para la salvación. Y no hace falta ser Guardiola o Mourinho –eso va a gusto del consumidor– para darse cuenta de que lo más normal es que hasta la última jornada no haya nada resuelto. FOTO: andone | javier alborés

La infame tortura de ser deportivista